La sombra del viento

Autora: Dina Elisa Mendoza Lowenhielm
Curso: 2º ESO-B
IES Los Montecillos, Coín (Málaga)

Qué significa inefable?

Me encanta escribir, y ni yo misma sé cómo lo descubrí, pero cuando alguien me dijo una vez que a través de unas simples palabras, podías evocar sentimientos, desde ese entonces supe que quería escribir. Quería hacer a alguien llorar, reír, saltar de la alegría, meditar, pensar, sollozar. Quería que por mi culpa el corazón de alguien se parara. Algunos lo llamarán cruel, pero yo lo llamo escribir.

Me dijeron una y otra vez, que para ser capaz de escribir, debía leer, pero nunca me llamó la atención, debido a que tanto me habían obligado en el colegio, que algo sumamente precioso se convirtió en un incordio para mí.

Pero entonces, ¿por qué ahora tengo una repisa repleta de libros? Eso es sencillamente fácil de responder… debido a Mi Libro Favorito. ¿Cómo adquirí este libro? Pues todo empezó una tarde de invierno…

Me encontraba aburrida en mi cuarto, contando las gotas que caían sobre mi ventana, esperando a que la inspiración llamara a mi puerta, para al menos poder divertirme un poco. Me encontraba sin Wifi, pero me metí en internet con los pocos datos que me quedaban. De repente, en recomendados, un vídeo saltó ante mi vista. Era un chico hablando sobre un libro: La sombra del viento. Pensé en ignorarlo, pero la curiosidad parece ser que llegó antes que la inspiración, así que le di al “play”. Fue la decisión más acertada que he hecho en toda mi corta vida.

El chico empezó a hablar y…, la verdad, nunca me había sentido atraída hacia un libro, pero parece ser que ese en especial me enamoró, así que, simplemente, lo añadí a las notas del móvil, sin pensar en comprarlo, pero no olvidándolo. Y tristemente, aquí acabó la historia, y una semana después, ya ese libro solo vagaba en los más incógnitos recovecos de mis pensamientos. Hasta que llegó la Navidad.

Era una noche fría, pero en mi salón las llamas de la chimenea calentaban el lugar. Estábamos entregándonos los regalos de Navidad, hasta que mi madre dejó en mi regazo una gran caja, que pesaba bastante. Intrigada la miré, y ella simplemente sonrió segura. Lentamente abrí la caja, y como si de magia se tratara, allí se encontraba: La sombra del viento. El libro lucía majestuoso y lleno de espíritu, embarcando en él historias de mil personas que leyeron ese tomo, porque como todo en mi familia, era de segunda mano, y eso hizo que  me enamorara todavía más. Lo cogí cuidadosamente y lo primero que hice fue abrirlo y apreciar el olor de sus desgastadas páginas. Sin preguntarme el motivo de cómo mi madre supo mi afán por ese libro, me di cuenta de que Cupido me había vuelto a disparar. La felicidad no cabía en mi pequeño cuerpo, y no pude dejar de agradecerle a mi madre durante toda la tarde.

Cuando terminé de leer el libro de 575 páginas, me di cuenta de que esas 575 páginas me habían enseñado un universo entero solo para mí. Ese libro me había enseñado que hojas de papel y tinta pueden transmitirte mucho más que un humano, que el amor se encontraba en todos lados, ya sea de hermanos, de pareja o, en mi caso, de libros. Me había enseñado palabras nuevas y extraordinarias, me había enseñado a amar a alguien ficticio, a empatizar, y un infinito más, que hizo que mis pelos se pusieran de punta, y sobre todo, hizo que yo, sí yo, me convirtiera en la persona que soy hoy. Un simple libro, me ha ayudado a madurar. Y desde entonces, en mi estantería, la colección de libros leídos y de universos aprendidos va en aumento, y no podría estar mas agradecida, y por eso, La sombra del viento es Mi Libro Favorito.

Quisiera dar las gracias, a toda aquella persona que decidió escribir algo tan inconmensurable como un libro puede llegar a ser. Un libro puede tener final, pero eso no significa que se haya acabado, porque el rastro que un libro deja es infinito.

Con este texto, mi intención no es que leáis La sombra del viento, y que os enamoréis de la historia y de los personajes tanto como yo lo hice, aunque no hay problema si seguís mi consejo y lo hacéis. Con este texto quiero transmitiros todo lo que un libro puede hacer, quiero que leáis, porque de vez en cuando no está mal escapar de la cruel realidad. Pero … ¿Qué significa inefable?

La definición de inefable es: algo tan increíble que no puede ser expresado en palabras. Desde que leo y escribo, inefable se ha vuelto la primera palabra de mi diccionario.