Moby Dick

 

Autor: Jorge Lendinez Molina
Curso: 2º ESO-A
IES Fuentebuena. Arroyo del Ojanco (Jaén)

 

Este ha sido por ahora el mejor libro que he leído, me ha hecho olvidarme de la vida real y adentrarme en el mundo de la lectura. Me ha gustado tanto porque a mí me encanta el agua y como este libro trata sobre la pesca marítima ha hecho que me sintiese un personaje más del libro. En ocasiones pensaba que yo estaba participando en las acciones propias de los personajes. Cuando se describía un mal olor, yo podía sentirlo, cuando alguien sufría un golpe, lo podía sentir.

Tardé tres días en leerlo, no podía parar de leer. Cuando cogía el libro mi cuerpo no estaba en un espacio terrestre, mi mente se quedó abducida.

Al principio no tuve mucho interés en leerlo, ya que empecé y no me gustó. De hecho pasaron los meses y no lo leía, pero al final tuve interés y me puso a leerlo. Las primeras páginas del libro me parecieron aburridas, ya que se enrollaba mucho en la presentación de los personajes y de los lugares. Pero a partir del capítulo tres empezó la aventura. El protagonista tenía una misión, cazar a la ballena blanca al mando del capitán. Como a mí me gusta todo lo relacionado con el mar y los animales, sentía ya interés en leer.

Mientras iba pasando la historia más quería leer, ocurrían historias en las que yo podía sentir verdaderamente las emociones de los personajes. Por ejemplo, en un hecho en el que el barco iba a ser hundido, se me pusieron las pulsaciones altas, cuando un tripulante del barco estuvo a punto de morir, tenía verdadera tristeza y sobre todo con el fin de la novela que más tarde relataré.

Todos los libros que he leído, los he leído rápidamente enterándome más o menos de los hechos, pero Moby Dick fue especial. Yo no creía en la relación que existía entre la neurociencia y la lectura, pero durante la lectura del libro comprobé que esto era cierto.

El libro ni mucho menos se me hizo largo, tenía unas doscientas páginas y me las leí en apenas una semana, lo único que le vi que no me gustaba era que carecía de dibujos, pero eso sólo fue al principio. Durante la historia no me hacía falta ver dos personajes pintados en una página, ya que podía verlo con mis propios ojos, en el lugar y tiempo exacto en el que se desarrrolaba la acción.

Este libro trata sobre la caza de ballenas, en especial de la llamada ballena blanca o Moby Dick, por la que el capitán sentía verdadera obsesión por cazarla, ya que esta en tiempos pasados le arrebató una pierna en un intento de caza. A mí la caza me gusta y pude aprender muchas técnicas tanto de caza como de pesca en este libro.

Moby Dick presenta muchas enseñanzas a jóvenes y a los que no son tan jóvenes, ya que ve la vida en un presente y no se obsesiona con el futuro. Enseña que en la vida no debes tirar la toalla, valerte por ti mismo en situaciones desagradables, ya que aunque nos parezca triste en un mañana nadie va a estar ahí para solucionarnos la vida.

Una de las cosas que mas me gustó de este libro y por la cual he aprendido mucho es en la frase en la que el capitán detiene a Ismael (el protagonista) cuando este quiso lanzarse inmediatamente a la caza de la ballena, “reflexiona y luego actúa”. Es una moraleja en la que enseña que en la vida no podemos ser ignorantes, ya que podemos ser engañados en cualquier momento por personas que no te esperarías, te dice que debes ser inteligente y reflexionar en las situaciones complicadas para ganarte el respeto de las personas. Un ejempo de sensatez fue la que mostró Ismael al comprobar que las cuerdas de la popa estaban bien atadas, algo que no hizo otro tripulante que cuando se dispusieron a la caza este murió, Ismael se salvó. La mayoría de las veces es mejor pensar algo y hacerlo sin prisa, que hacerlo rápidamente y que salga mal.

Sin duda alguna si me tengo que quedar con alguna parte del libro, escogería tanto el asombrante como triste final:

Los últimos días de plazo para la caza de Moby Dick se estaban acabando, quedaban muy pocas páginas del libro, pero yo seguía teniendo fe en que capturasen a Moby Dick y todos salieran sanos y salvos con el reconocimiento honorífico del rey de Inglaterra, pero esto no fue así.

Antes de empezar a relatar el final me gustaría contar una anécdota que es la siguiente: en una aventura de los personajes del libro, el narrador relata que era una mañana calurosa con un sol abrasador y los personajes estaban por decirlo de alguna manera cocidos, así pues, mientras yo leía este acontecimiento estaba sudando y acalorado, pero no del calor que había en el espacio en el que estaba, sino del hecho en el que el libro muestra la descripción de la acalorada mañana.

Así pues, después de largos meses de capturas imnumerables de ballenas sorprendentes, las cuales no interesaban al capitán, se dieron de frente con Moby Dick. Al principio nadie se dió cuenta pero el astuto Ismael vio algo extraño y enorme que chapoteaba sin fin en la superficie del agua -Moby Dick es muy conocida en toda Inglaterra y se dice que una vez cada seis meses salía a la superficie-. Ismael avisó al capitán y este con una carcajada pronunción paulatinamente “Moby Dick”, mientras tanto yo estaba muy nervioso y leyendo cada vez más rápido para poder ver el final de este libro. Cuando prepararon las técnicas para cazar, creía poder estar ayudando al capitán a prepararlas, aunque en la realidad me imaginaba que esto no estaría pasando, es lo que se llama imaginación, la cual casi todos los niños la tienen y muchos adultos la han perdido. Lanzaron los cebos al agua y los tripulantes cogieron lanzas por si se temía una huída, después de largas horas de lucha con la ballena esta picó, (en este momento me sentía feliz pero a la vez triste de que este libro hubiese acabado como yo esperaba desde el principio) pero surgió algo imprevisto, la ballena no paraba de gritar y en un intento de escaparse se abalanzó sobre el barco, este casi se hundió, únicamente se inclinó y muchos tripulantes cayeron al agua y fueron comidos por los tiburones. Mientras esto ocurría la persona que sujetaba las cuerdas que habían atado a la ballena había caído también y Moby Dick se había escapado. Sólo quedaban en el barco Ismael, el capitán y más o menos otros diez marineros.

Este hecho me cambió totalmente la razón, ya no tenía ni la más remota idea de lo que podía suceder y entonces ahora más que nunca me concentré de una manera en la que en ese momento oigo un grito y pienso que proviene del barco. En una de mis miles ideas que tuve en el fin del libro pensé que abandonarían la caza, pero esto no fue así. El capitán estaba totalmente decepcionado y pensó en rendirse, pero el joven y astuto Ismael le dió una lección de valentía y honor, este le convenció en que tenían que seguir intentando capturar a la ballena, y todos estuvieron de acuerdo.

Como ya he dicho antes Moby Dick sale a la superficie cada seis meses y tenían poca esperanza en volver a encontrarse con tal ser. Pero una mañana clara y soleada Ismael vio algo blanco y grande en el agua, avisó al capitán y este reaccinó de inmediato. Lanzaron los cebos y al rato volvió a picar, en un intento de huida Moby Dick pegó un brusco movimiento que hizo que saltasen todos del barco y se apoyasen sobre tablas que había sobre la superficie, en este momento podía sentir el agua fresca en mis piernas y podía ver la ballena con mis propios ojos, el capitán no se iba a rendir, por tanto cogió una lanza y se dispuso a atacar a Moby Dick con ayuda de sus tripulantes. Cuando iban a hincársela esta se comió a los tripulantes, quedando sólo Ismael y el capitán. Ismael intentó de convencerlo de huir pero este no le hizo caso y se abalanzó sobre la bestia, le hincó la lanza y cayó encima de eĺ, por lo que se ahogó. El capitán había cumplido su sueño, pero había fallecido. Yo estaba atónito con este fin y me sentí tremendamente alegre cuando rescataron a Ismael una barca que pasaba por allí.

Por tanto la lectura te ayuda a dejar de pensar en los problemas de la vida cotidiana y te ayuda a reflexionar y a actuar de manera inteligente en la vida.

Síguenos y comparte en redes sociales:

Facebook
Twitter
Instagram