El diario de Greg, 12. Volando voy

Autor: Daniel Salinas Quesada
Curso: 1º ESO -B
IES Albaida, Almería

Un día Ramón estaba tumbado en su sofá viendo la tele como siempre, sus padres estaban hartos de que se tirara todo el fin de semana en el sofá jugando a videojuegos o viendo la televisión, así que pensaron un plan para que se pusiera a leer.

Cuando Ramón se durmió sus padres quitaron la tele y los videojuegos, cuando el niño despertó y quería ver la tele pero no estaba, entonces fue a por la consola y tampoco estaba. Ramón subió corriendo a contarles a sus padres que no estaban ni la tele ni la consola y le contestaron que no era su problema. Entonces él se puso a buscarla como un loco, pero no la encontró, sus padres la habían escondido muy bien.

Ramón se estaba aburriendo tanto que buscó algo con lo que divertirse, pero lo único que había en su habitación era un libro que habían dejado sus padres por la noche. El libro se titulaba El diario de Greg, 12. Volando voy. Él estaba tan aburrido que le dio igual empezar a leerlo. El libro trataba de un niño que era el mediano de una familia de tres hermanos, él tenía 12 años y se llamaba Greg, sus hermanos se llamaban Rodrick y Manny. Rodrick era el mayor y Manny el pequeño. Se acercaba la Navidad y lo que a Greg le gustaba era quedarse en casa calentito y jugando a la consola, pero este año iba a ser diferente. Sus padres decidieron que esta vez se iban a ir a una isla tropical a pasar la navidad. A Greg no le gustó la idea de ir en navidad a una isla tropical, pero sus padres eran los que mandaban. Cuando llegaron al avión al padre de Greg le ofrecieron un asiento de primera clase porque él viajaba mucho y al final decidieron que se turnarían su madre, Rodrick y Manny se sentaron juntos y Greg solo pero en el último segundo la familia entró y le estuvo molestando todo el rato. El viaje fue bastante incómodo, pero por fin llegaron. Al llegar a la habitación se dieron cuenta de que la maleta de Greg había desaparecido. Llamaron a la empresa de vuelos pero le contestaron que habían devuelto la maleta a la empresa.

Ramón se partía de risa con las cosas que le sucedían a Greg, así que decidió terminarse el libro. Como la ropa de Greg se había quedado en la maleta, Rodrick y él tuvieron que compartirla. Bajaron a la piscina para darse un chapuzón, pero estaba llena, así que decidieron irse a comer primero.  Los animales no les dejaron comer porque estaban todo el rato molestando, entonces se fueron a un restaurante donde hubiera carpa. Pero no les dejaron entrar porque todo el mundo tenía que ir elegante y ellos venían de la piscina e iban en bañador. Entonces se fueron a la habitación porque el día no podía ir a peor.

A la mañana siguiente se dispusieron a ir a la playa. En la playa buscaron hamacas y tras media hora buscándolas, al final la encontraron, se sentaron, se echaron crema y se fueron a bañar, pero un monitor que estaba allí les dijo si se querían apuntar a alguna actividad y la madre de Greg dijo que sí. Al final se apuntaron a ver el nacimiento de las tortugas, bucear a mar abierto y kayak. Las tortugas salieron muy bien y estaba chulísimo, pero el kayak se complicó un poco porque cerca de donde estaban remando ellos había niños saltando en una colchoneta y uno cayó encima del transporté y los volcó a todos y la idea de bucear a mar abierto se acabó pronto porque Greg se pegó un susto y casi se ahoga, cuando regresaron se dieron cuenta de que Rodrick no estaba, así que volvieron a donde habían estado buceando y lo encontraron. Al final decidieron volver a casa porque habían sido unas vacaciones bastante malas.

A Ramón le encantó el libro y desde ese día se puso a leer todo tipo de libros fascinantes y de misterio.

 

Hoy somos detectives

Autor: Juan Manuel Montes Jurado
Curso: 1º de ESO-B
IES Albaida, Almería

Después de pensarlo mucho he decidido que mi libro favorito es Hoy somos detectives. He elegido este libro ya que es el libro con el que más me he divertido mientras lo leía. La intención del libro es meternos en la piel de un detective novato viviendo su primer gran caso. Durante toda la historia iremos acompañados de un compañero un tanto especial llamado Gona, él es un detective veterano el cual se toma su trabajo un poco a la ligera, aun así él nos salvará de más de un apuro.

La historia se desarrolla en un museo, en el cual se acaba de robar un famoso y valioso cuadro, el propósito de nuestros detectives es encontrar al ladrón o a la ladrona. Cuando nuestros detectives llegan, todo el personal del museo y los visitantes están impacientes por desenmascarar al culpable, pero no es tan sencillo. El libro te da la opción de apuntar en una agenda los datos más relevantes de la historia y de dibujar en unos pequeños marcos las pruebas físicas, las cuales irás recolectando conforme avance la historia. A lo largo de la historia tendrás que realizar interrogatorios a muchísimas personas, cada una de ellas con caracteres muy diferentes; desde una mujer vanidosa, hasta un hombre adicto a los videojuegos y las chucherías. A lo largo de los interrogatorios nos iremos dando cuenta de las incongruencias que nos dicen los diferentes sospechosos. Otra prueba que nos ayudará durante toda la historia son las cámaras, las cuales grabaron todo el suceso con todo lujo de detalles. Junto a todas esas pruebas, lo que os encontraréis revisando las taquillas de los trabajadores, las cámaras y tu inteligencia tendréis que conseguir como sea desenmascarar al culpable.

El libro tiene muchísimos detalles positivos: un léxico muy variado, pese a que en algunas partes usan un lenguaje coloquial para intentar representar los caracteres de las personas; unas ilustraciones muy adecuadas para la temática del libro, ya que no son realistas, sino que son de un estilo un poco cómico en blanco y negro; este relato al estar pensado para un público adolescente tiene detalles puntuales muy cómicos, de esos detalles hay algunos que es necesario conocer y haber leído otros libros del estilo previamente para entenderlos.

En mi opinión es un gran libro que se lo recomiendo a cualquier persona, sobre todo a las personas que están hartas del típico libro aburrido que siempre está enredado con el mismo tema sin un mero amago de avanzar. Para mí es el único libro que ha conseguido que me introduzca al cien por cien en la piel del personaje.

Si recapitulamos todo lo que nos ofrece el libro nos quedamos con un libro muy bien expresado, con un léxico muy amplio, con unas magníficas ilustraciones, muy cómico, con una gran variedad de personajes, que mantiene intrigado en todo momento al lector, con una gran historia y mucho trabajo a la espalda del autor. En definitiva… ¡un libro magnífico!

 

Los juegos olímpicos de Atlanta

Autora: Lorena Martínez Rull
Curso: 1º ESO- B
IES Albaida, Almería

Érase una niña llamada Lorena, de unos 12 años, le gustaba mucho hacer gimnasia, hablar inglés y francés… Un día, por curiosidad, buscó quién era la mejor gimnasta del mundo, en Google salió que era Almudena Cid, ella no sabía quién era, entonces se metió en Wikipedia y buscó información sobre ella, y encontró esto:

“Almudena Cid Tostado es una ex gimnasta rítmica española que compitió en la selección nacional. Participó en cuatro Juegos Olímpicos: Atlanta 1996, Sídney 2000, Atenas 2004 y Pekín 2008, obteniendo el diploma en los dos últimos y siendo la única gimnasta rítmica que ha disputado cuatro finales olímpicas”.

También encontró que Almudena Cid había escrito doce libros. Ella estaba deseando leer un libro suyo. Ya llegaba la fecha de su cumpleaños y, entonces, como regalo de cumpleaños, pidió que le regalaran un libro de Almudena Cid.

En el día de su cumpleaños cuando le dieron el regalo lo primero que vio fue una caja de cartón gigante envuelta en papel de regalo, y pensó: “¿Qué será? Yo solo había pedido un libro…” En cuanto lo abrió, se quedó boquiabierta, estaba sin palabras, ¡le habían regalado toda la colección de libros de Almudena Cid!

En cuanto tuvo tiempo se puso a leer, le gustaron tanto sus libros que no pudo parar de leerlos. Ella había terminado de leer toda su colección, les gustaron tanto todos que no podía elegir entre ellos uno.

A los dos días siguientes su profesora de lengua le dijo a toda la clase que tenían que escribir como una pequeña historia contando cuál es su libro favorito.

Ella en su casa pensó en los libros de Almudena Cid, pero tenía un problema, ¡le gustaban todos! Lo que hizo fue elegir un libro al azar y eligió el noveno, se titulaba Los juegos olímpicos de Atlanta.

Este trataba sobre una gimnasta llamada Olympia que había conseguido su sueño, participar en sus primeros Juegos Olímpicos. Esta colección de libros está inspirada en la vida deportiva de Almudena Cid.

Lorena dijo que lo que más le había gustado del libro era su lema: respeto, compañerismo, superación amistad, igualdad, juego limpio, determinación, coraje y excelencia. También decía que le habían gustado bastante todos los consejos que ponía sobre cómo decorar tu maillot o sobre cómo maquillarse.

Del uno al diez yo le podría un diez porque toda la colección es muy divertida y original. Yo este libro se lo recomiendo a todo el mundo pero sobre todas a las personas a las que les gusta la gimnasia, porque da muchos consejos y cuanta sus experiencias.

¡Si no te lo has leído aún, léetelo, es muy divertido!

 

El chico del millón

Autora: Paula Muñoz Quereda
1º ESO- B
IES Albaida, Almería

Nunca olvidaré la lección que le di a ese hombre, no tan coherente como yo de que el dinero no lo es todo. Yo, me encontraba leyendo en el parque mi libro favorito, de repente, el hombre se sentó a mi lado, yo continué leyendo. A los diez minutos, una ancianita se nos acercó pidiendo limosna, yo le dije que no tenía dinero, y aquel señor que tenía al lado le dijo lo mismo. Al rato vi a aquel hombre comprando alpiste para las palomas y al verle la billetera descubrí que allí había un montón de dinero y le dije:

—Perdone, ¿Por qué no le ha dado dinero a esa anciana? Parece que sí que tiene dinero.

—¿Te crees que le iba a dar? El dinero lo es todo, un céntimo perdido, un día arruinado. —Me contestó.

—Pues yo no estoy de acuerdo, tengo un libro que dice que hay más cosas importantes —le dije y empecé a hablarle de él—. El título del libro es El chico del millón, es mi libro favorito. El protagonista de esta historia se llama Joe Spud, él tiene todo lo que cualquier chico de su edad podría desear, ya que es el niño con 12 años más rico del mundo, tiene: un coche de Fórmula Uno, medio millón de pares de deportivas, un perro robot importado de Japón, un acuario con dos cocodrilos, un tiburón y un parque de atracciones privado para el jardín y muchas cosas más. Pero lo que de verdad quiere Joe, no se puede comprar con dinero, él quiere un amigo. Durante la historia, guiada de mucho humor, el protagonista va consiguiendo amigos, pero no esos amigos que vienen y van, sino amigos de verdad.

Cuando acabé el resumen de mi libro el hombre me miró feliz, y me dijo que le contara lo que más me había gustado del libro y lo que menos. Yo le dije:

—Lo que más me ha gustado es que es un libro que no es solo divertido, gracioso, enrollado… y todas esas cosas que deben tener los buenos libros, sino que también nos ayuda a comprender que no todo se consigue con el dinero, ya que lo que yo creo que es más importante en esta vida (Salud, familia, amigos y felicidad) no se compra con este. Y lo que menos, es que es un poco machista la historia, ya que el padre es el que más sueldo tiene.

Le di también alguna información por si quería comprarse el libro:

El autor de este libro es David Walliams, autor de Mi tía terrible y La dentista demonio. Otros libros que me encantan. Esta historia fue publicada en 2016 y tiene 304 páginas.

Al acabar, el hombre me dio las gracias y se fue en busca de aquella ancianita para darle limosna. Me quedé muy sorprendida, acababa de enseñarle una gran lección a aquel señor y no solo eso, probablemente le acabara de cambiar la vida, y todo gracias a un libro, la magia de los libros…

 

Timanti descubre la verdad

Autora: Rosalía Úbeda Ferrón
Curso: 1º ESO- B
IES Albaida, Almería

Bueno, antes de nada, me presento, me llamo Rosalía Úbeda Ferrón y tengo doce años, soy una chica con muchas pasiones pero, sin duda, una de ellas es leer.

¿Por qué me gusta leer?

Es una pregunta fácil de responder, leer un libro es como viajar sin mover un dedo, es vivir aventuras inolvidables sin moverte de la cama y la lectura es aprender porque los libros son una manera diferente de conocer, estoy segura de que con cada libro aprendes algo nuevo.

La autora de este libro se llama Rebeca, más conocida como Rebeca Stones por su canal en YouTube que tiene más de 800.000 suscriptores. Me encanta esta chica; por cómo se expresa; por cómo escribe, por cómo revela sus emociones y sentimientos a la gente… Timantti es la protagonista de esta primera novela de la youtuber Rebeca Stones, la cual ha vendido más de 20.000 ejemplares. Ha salido a la venta su segundo libro Ocho, que estoy deseando leer.

Rebeca nació en la ciudad de Vigo un 29 de junio de 2000. Sus experiencias en Youtube le han ayudado a plantearse lo que quiere ser de mayor, actriz.  Ha aparecido en algunas películas, series e, incluso, programas de televisión, pero la chica ha admitido varias veces que ama escribir. Creo que de alguna manera expresa su vida en sus relatos ofreciendo al público toda su emoción.

Timantti describe la verdad, ese fue el libro que más me impactó, del que más aprendí y el más interesante. He leído muchos libros y, sin duda, este ha sido el que más me ha gustado. Es de la editorial Montena y tiene 251 páginas.

El libro cuenta la historia de una chica llamada Timantti, sus padres son espías y tienen que enfrentarse a una misión muy dificultosa por lo que su hija no puede acompañarlos. Los padres de Timantti le dicen que debe trasladarse a un orfanato de Australia y debe cambiarse de identidad, ambos advirtieron a la chica diciendo que nadie debía enterarse de quién era ni de dónde procedía. Una vez que Timantti aterrizó en Australia se dio cuenta de que estas semanas que pasaría aquí serían interminables, ya que el colegio no era más que un colegio de pijos. Poco a poco fue conociendo a personas increíbles que le ayudarían a descubrir el misterioso enigma que el orfanato ocultaba y quién era ella de verdad.

Creo que este libro me ha enseñado algo nuevo, todo sucede por una razón, no hay que darse por vencido si no atinas a la primera y que siempre tienes que creer en ti mismo hasta conseguir todos tus propósitos y metas.

Me encanta Rebeca por su manera de escribir, de plantar sus ideas en un simple papel, por su manera de expresarse, por cómo utiliza las palabras y cómo expresa sus emociones a sus amigos o a sus suscriptores a través de la pantalla. Cuando sea mayor me gustaría escribir un libro como ella, un libro que le encante a la gente y que provoque muchas sonrisas, como la que ella me sacó a mí.

Síguenos y comparte en redes sociales:

Facebook
Twitter
Instagram