Ojos azules en Kabul

Autora: Lara Pozo Romera
Curso: 2º ESO-C
IES Aricel, Albolote (Granada)

Durante semanas pasé al lado y observé el lomo de aquel libro, del que luego me enamoraría. Durante semanas no me llamaría la atención hasta que un día viendo las noticias en la televisión me interesaría la pobre vida de la gente de Afganistán.

Cuando empecé a leerlo solo podía imaginarme la inocencia de aquella niña de 8 años. Más tarde, mientras navegaba por la fantástica historia que mi ojos no podían dejar de seguir leyendo, empecé a conocer la verdad que viven otras personas, no tan lejos, desde donde me deslizaba entre aquellas palabras.

No me enamoré solo de la historia, sino que también me enamoré de los personajes. Aquella niña que vivía la vida sin saber lo que le esperaría cuando creciese, tan solo por ser mujer. Cómo la madre vivía cada día con ese sentimiento de culpa y desprecio hacia ella por ser fruto de una violación. Una hermana que protege a su hermana como si fuera su propia hija. Y cómo una sola persona puede cambiar la vida de toda una familia. Pero no puedo decir que todos los personajes de Anabel me enamorasen, ya que cada vez que leía las partes y diálogos del talibán me disgustaba como si estuviera viva en aquella historia.

Lo que más me disgusta es cómo en pleno siglo XXI sigue habiendo países donde tratan a la mujer como algo insignificante, como simples objetos sin valor. Desde pequeñas aprenden unas normas a las que se acostumbran y luego no pueden escapar. Y nosotros, que podríamos cambiar mucho, hemos preferido darles la espalda, no solo al problema sino también a esas personas que piden ayuda con gritos mudos.

Lo que más me ha gustado es cómo Anabel Botella ha reflejado una verdad tan espantosa en una historia que te hace llorar como ninguna otra lo ha conseguido y cómo al final te saca una sonrisa entre tanta tristeza.

Os invito a que leáis este libro y os adentréis en una historia que viaja con la verdad del sufrimiento, que podemos observar en estos momentos y al que no prestamos atención.

 

Llamando a las puertas del cielo

Autora: Sara Morillas Milgram
Curso: 2º ESO-C
IES Aricel, Albolote (Granada)

Comenzó siendo un regalo de cumpleaños y ha terminado siendo un concepto totalmente modificado de mi visión del mundo.

Al empezar el libro, cogí el avión con Silvia hasta la India, sin saber que estaba a punto de vivir la experiencia más impactante de mi vida. Llegué a un país totalmente desconocido en el que tenía la oportunidad de ayudar a personas y donde no todo cuadraba con mis costumbres occidentales.

He visto personas muriéndose en el telediario, he visto las situaciones pésimas que mucha gente tiene que soportar hoy en día. Me creía consciente de todo lo que pasa en el mundo hasta que leí esta historia.

Aunque no haya estado físicamente en la India, me he sentido con capacidad de ayudar a la gente y ha sido como si realmente el rato que leía fuese tiempo que dedicaba a personas que lo necesitaban más que yo. Me sentía consciente de lo que pasa en el mundo, pensaba que yo era capaz de ponerme en el lugar de esas personas, hasta que sentí la pasión que tiene la gente por vivir, hasta que bailé al compás que dicta la muerte.

He tenido una experiencia que ha cambiado mi forma de ver las cosas, me he dado cuenta de que si les dedico un poco de mi tiempo a las noticias, a las personas que lo están pasando mal, puede que los problemas se solucionen. He escuchado el corazón de la India y de muchas de sus gentes y ha sido todo un privilegio poder saborear los rincones, las costumbres y la esencia de estas tierras.

Este libro trata sobre gente que ama entregar su tiempo para ayudar a los demás y dedica todo su cariño a conservar la esencia de las personas. Me ha llenado de inspiración el conocer a una de ellas: Silvia.

He aprendido que las cosas se pueden cambiar para bien y que no hace falta tener súper poderes o un grado muy avanzado en Medicina, para cooperar con los demás. Gracias, Jordi Sierra I Fabra, por presentarme a gente que no se queda de brazos cruzados, como Silvia, un país maravilloso, como es la India, y personas luchadoras, como las que viven allí.

 

El club de los perdedores

Autora: Lucía Palma Martínez
Curso: 2º ESO-C
IES Aricel, Albolote (Granada)

No sé por qué pensé que cambiaría, que todo cambiaría, que yo cambiaría y también la manera en que todos me ven; que la madurez, las tetas, la regla, la ropa, Facebook,… no sé, que algo pasaría después del verano entre el final de sexto y el primer día de primero de secundaria y que un día despertaría y sería otra: Alexa reinventada».

Este libro tiene una realidad terrorífica y una realidad tremenda, el caso es que TODOS hemos pensado esto en nuestra vida, en la adolescencia, esa etapa por la que nadie pasaría dos veces; te sientes mal, insuficiente, excluida, incomprendida y olvidada. Ahora, como todo buen adulto, te toca pensar «puff, qué exagerado» (sigo pensando que alguien os formateó el disco duro cuando llegasteis a los 25). Nuestros sentimientos se multiplican, tantas lágrimas lloradas, tantos corazones rotos, tantos sueños destruidos… Todo para que nos califiquéis de inmaduros o, simplemente, idiotas.

El libro llegó a mis manos un 20 de enero como regalo de cumpleaños, me pareció un libro normalito, con una portada demasiado simple, teniendo en cuenta que contiene la historia más realista y verídica que se ha escrito sobre nosotros: El club de los perdedores… TODOS nos hemos sentido perdedores, solo algunos luchan con las burlas, y muy muy pocos se preocupan en ayudar, como Alexa; su alma, tan viva como su pelo, hace que quieras cambiar el mundo. He vivido el continuo cambio de la protagonista, me he identificado con ese cambio, ese momento de abrir los ojos y ver El Mundo, tan terrible y tan cruel, da verdadero pavor. El libro quizás no parezca mucho, pero es la historia de alguien que ayudó, que sobrevivió y que se alzó más feroz que nunca.

Por un lado, está La Sociedad, que es la crueldad, siempre representada por una cara bonita, como un cuchillo bien afilado; aquí la llamaremos Fabiola. Por otro lado está la chica débil, demasiado destrozada para poder arreglarse, demasiado dolida para siquiera intentarlo, se llama Ruth. También está el príncipe, inalcanzable, precioso, e irreal también; a él le asignaremos el nombre de Adrián; está el Salvador, enemigo aparentemente, amado aliado en el fondo, su nombre es Armando; y, por último, estamos nosotros, marginados, inteligentes, con rarezas, simplemente diferentes, nosotros somos Alexa.

Algo que este libro me ha enseñado es que siempre hay alguien apoyándote, aunque no lo veas, que tienes que erradicar los problemas desde el principio, como los Baobabs de los que hablaba El Principito, que no solo hay buenos y malos, que las personas cambian, y tal cantidad de cosas, que me son imposibles de plasmar en un papel.

Es un libro increíble, transmite muchísimo, lloras cuando Alexa llora, te llenas de júbilo cuando ella lo hace y odias con ella, porque su corazón es el tuyo propio. Entras en ese momento de la vida llamado «adolescencia», comienzas a odiar al mundo, el mundo comienza a odiarte y piensas que quizás merezcas ser odiado.

Síguenos y comparte en redes sociales:

Facebook
Twitter
Instagram