Crónicas de la Torre

Autora: Bianca María Chihaescu
Curso: 2ºESO
IES Gregorio Salvador, Cúllar (Granada)

El verano pasado al volver de un largo viaje, decidí leerme un libro para dejar atrás el cansancio que llevaba y la preocupación, habíamos vuelto de mi país, todo había ido de fábula hasta que…un imprevisto: el coche se paró. Tras alguna que otra peripecia logramos, por fin, llegar a casa. Aquí empezó todo. No sabía qué libro leer y tampoco de qué tema tenía que tratar, busqué en las estanterías de mi casa pero ninguno me apetecía. Entonces, le di mil vueltas a la cabeza y me acordé que ese mismo verano nos regalaron un libro en el Instituto, Crónicas de la Torre.

Este libro narra una deslumbrante historia de hechicería, traiciones y amor más allá de la muerte, creada por Laura Gallego García.

Acaso este libro no tenga una portada demasiado llamativa, pero en ese momento captó mi atención. No lo puedo explicar, hoy día pienso que si volviera a ese día de septiembre no me decantaría por estas páginas. En cambio, aquel día sucedió, el libro estaba en mis manos y cada letra, cada párrafo y cada página empezaban a aliviar el mal sabor de boca de aquel desafortunado viaje de vuelta a casa.

Lo empecé a leer por la tarde. Trata sobre una niña llamada Dana es una Kin-Shannay, persona que puede ver más allá de la muerte, ella es la protagonista y vive en la granja con sus padres y sus numerosos hermanos. Dana era una persona más bien solitaria, hasta que un día conoció a Kai, un chico atrevido con ojos verdes chispeantes y una simpática sonrisa, que desde ese momento fue su mejor amigo.

Mientras me iba adentrando en la lectura, sentía más curiosidad, un impulso incontrolado me obligaba a seguir leyendo…Era inevitable, no dejaba de pensar en si Dana lograría salvar su vida. Yo, como su madre, prefería creer que sí, que todo saldría bien y la pequeña Dana se convertiría en una maestra hechicera. Se trataba de no perder la esperanza, no darlo todo por perdido. Yo pensaba que jamás tendría la oportunidad de volver a Moinesti, el sabor de aquellas uvas, su color, su olor iba a ser la fragancia que me recordara que sí, que existía, que mi pueblo era real y no fruto de mi imaginación. En cambio, igual que nuestra protagonista consiguió convertir en realidad su sueño, yo volví. Las uvas eran aún más púrpuras de lo que yo recordaba, parecían la bola de cristal de una hechicera. ¿Sería la esfera de  Kin-Shannay?

Dana y Kai crecieron y conocieron a un hechicero que iba a ser el maestro de Dana, este hombre era alto de pelo largo y gris y con unos ojos sombríos. A pesar de su apariencia fría y distante acogió a Dana con calidez en su escuela de Alta Hechicería encontrada en una Torre. Dana estudió el primer libro que le dio el maestro, el de 1º grado. En la Torre Dana conoció a Fenris, un elfo, y a  Maritta, la cocinera enana.

Leía este libro sin parar casi, sentía ganas de cerrar los ojos pero estaba demasiado concentrada en la lectura. A veces, iba por la calle y pensaba en el libro, en sus personajes y en la hermosa historia que narra, no me daba cuenta si me llamaban la atención, porque yo estaba en otro mundo. En el mundo de las pócimas, los amuletos… en definitiva, en el mundo mágico de Dana.

Dana se involucró tanto en sus estudios que ya casi no hablaba con Kai, no le prestaba atención y eso era  igual de duro para ella que para él. Dana sabía que dentro del corazón se encendió una llama, tal vez por eso quería evitar verlo. Dana, desde el momento que él le contó que era un espíritu, pasaba más tiempo con él y eso hacía sentirse cómoda y a gusto. Después de un tiempo, Fenris y Dana se dieron cuenta de que el maestro no era lo que parecía, solo se aprovechaba de sus magias para ser más fuerte. Entonces estos decidieron derrotarlo, como se derrotan los miedos que nos acompañan desde la infancia, a veces creemos que son invencibles y sólo es necesario hacerles frente para que se diluyan. Basta plantarles cara para que manifiesten su cobardía.

Este libro es impresionantemente cautivador, cuando lo leo entro en otro mundo, veo a los personajes, imagino sus palabras, sus vestidos, sus salas humeando aromas y elixires mágicos. Al leer este libro me relajo, me olvido de todo y lo mejor es que es el 1º libro ¡Quedan tres más con otras tres aventuras! ¡Me quedan tres cápsulas para soñar y divertirme aunando magia y lectura!

Kai parecía triste el día que lo derrotaron porque este era el día en el que ya tenía que irse a su mundo, Dana se despidió con lágrimas en los ojos y le mandó un dulce beso, con Fenris y Maritta a su lado. Dana ya era el Ama de la Torre había aprendido todos los libros, pero le faltaba la presencia de Kai, la calidez de su sonrisa y sus ojos verdes chispeantes.

 

La metamorfosis

Autora: Bianca María Chihaescu
Curso: 2ºESO
IES Gregorio Salvador, Cúllar (Granada)

Sería un viernes, o un lunes, que más; un día cualquiera en el instituto, cuando se acerca mi profesor de matemáticas y me dice: “Bianca, lee esto y me dices que te parece”. Las 14:45 y me voy en el autobús con la mochila llena de libros, las ganas de hacer los deberes ni están ni se las espera y un cómic con un bicho en la portada. El día prometía

Una mañana, al despertar, Gregor Samsa ha dejado de ser un comerciante en una ciudad oscura y con una vida aburrida para convertirse en una especie de escarabajo. Aterrado por la idea de que sus padres lo descubran decide no ir a trabajar para no tener que salir de la habitación. Sin embargo sus padres acaban descubriéndolo y temiendo en qué se han convertido. Su hermana se convertirá en su única aliada, por llamarlo de alguna manera, porque al menos le da de comer y beber. Lo de salir de la habitación, esa es otra historia, ¿qué dirían los vecinos?

Este cómic, que es diferente a todos los que he leído hasta ahora, invita a seguir leyendo para descubrir en qué piensa Gregor y cómo se siente en su nuevo cuerpo, porque Gregor es un bicho pero sigue siendo Gregor. Su familia, sin embargo, incapaces de ver más allá de su apariencia física, lo rehúyen y tratan mal, procuran no verlo jamás; hasta contratan a una mujer para que sea ella la que se encargue de limpiar la habitación y alimentarlo.

Sin embargo, Gregor, que es muy consciente de las dificultades que su nuevo físico puede suponer a su familia, decide darse por vencido, dar su brazo a torcer y dejar pasar el tiempo hasta su muerte. A su familia, inconscientemente de la decisión de Gregor, sigue evitándolo.

No sé si he entendido bien toda la historia que cuenta el cómic, que me ha dicho mi madre que es una obra original de Franz Kafka, pero para mí cuenta las dificultades a las que una persona que sea diferente a lo normal puede encontrarse al relacionarse en cualquier ámbito pues si el pobre Gregor tenía todas estas dificultades para tratar con su familia ni siquiera imaginar cómo tendría que haber sido relacionarse con otras personas del trabajo, amigos…

La metamorfosis nos hace pensar en la importancia de respetar las diferencias que puedan existir entre cualesquiera de nosotros y en lo que nos puede enriquecer, en muchos sentidos, la existencia de esas diferencias. Si todos fuéramos iguales, el mundo sería muy aburrido. Eso creo yo.

 

Campo de fresas

Autora: Irene Guirao López
Curso: 2ºESO
IES Gregorio Salvador, Cúllar (Granada)

Este libro es mi favorito, porque me gusta mucho y no me harto de leerlo.

Me gusta mucho porque trata de una adolescente que toma una droga y queda en coma, aunque al final vive. Pero esa no es  la única razón por la que me ha gustado, ahora viene lo más importante: me ha gustado porque hoy en día eso pasa mucho con los adolescentes, no nos damos cuenta del peligro que corremos con esas tonterías y la mayoría no lo hacen porque les apetezca si no porque si hay un grupo que lo hace  se sienten presionados y piensan: “me van a echar del grupo…” o sea, que lo hacen para ser como los demás y eso es una tontería muy grande porque pones en riesgo tu vida.

Yo sinceramente os recomiendo mucho este libro para todo tipo de edades, pero sobre todo para los niños, para que nunca hagáis eso y a los adolescentes, adultos… para que abráis los ojos y os deis  cuenta de que vuestra  vida vale mucho como para dejarla ir por una sola tontería. Y con esto no estoy diciendo que seáis todos iguales, al contrario, lo digo para que no lleguemos a ese punto.

 

Ilegal

Autora: Lucía Valdivieso Martínez
Curso: 2ºESO
Centro: IES Gregorio Salvador, Cúllar (Granada)

Lo que toda persona sueña, una bonita casa con muebles, ventanas nuevas, la vivienda más grande de todo el pueblo, a ser posible con piscina y una televisión tan grande como una pantalla de cine, en la que poder sentarse todas las tardes a ver una película o tu serie preferida.

Sin dejar atrás el hecho de tener el último modelo de Smartphone, que por supuesto no nos costará menos de 800€. Un vestidor lleno de ropa de marca, y no repetir ningún día modelito. Una habitación tan grande en la que podrías invitar a dormir a toda tu clase.

Otra cosa muy importante, no tener que ir a ese edificio tan aburrido, al que llaman instituto, en el que solo nos enseñan tonterías que no nos valdrán para un futuro, aunque esperemos que no tengamos que ir a trabajar y el dinero crezca en el árbol de nuestro jardín.

¿No está mal, verdad?

Ellos, a los que en España llamamos ilegales, solo tienen un sueño que a nosotros los europeos nos puede parecer una tontería, el sueño de llegar a Europa pero no para tener una casa con piscina o ir a comer, un par de veces al año, a un restaurante, sino simplemente para tener una casa y poder alimentarse cada día.

Perseguir ese sueño supone a miles de personas, a miles de emigrante, arriesgar su vida y la de sus familias para poder aspirar realmente a una vida mejor, a esa vida en color que sale por la televisión, a esa vida sin hambre en la que los alimentos hasta puede desperdiciarse.

Lo que para muchos de nosotros no es nada más que la pesadilla de tener que madrugar para que profesores nos intenten enseñar, no siempre con éxito, algunas cosas que podremos considerar más o menos útiles, para ellos no es más que el sueño, casi la utopía, de recibir una educación, una formación. Es curioso que sea nuestra pesadilla un sueño para ellos.

Ilegal, pone ante nuestros ojos y en un lenguaje, tanto gráfico como escrito, que podemos entender un problema al que muchos de nosotros, insensibilizados por las noticias que vemos a diario o por la mera indolencia de “tener hacer un selfie para subirlo a Instagram”, no le damos la importancia que tiene. A menudo, la televisión nos cuenta la historia solo desde un punto de vista, es decir,  solo una parte de la historia, de esta tragedia, este cómic nos permite conocer algo más del drama de la inmigración a través del Mediterráneo, nos invita a preguntar si la historia es solo como nos la ha contado o de verdad hay más.

Ilegal nos cuenta una historia que se repiten todos los días, que es la realidad de muchos humanos, la de muchas familias que bien por guerras, hambre o persecución religiosa se ve obligada a huir dejando tras de sí sus vidas.

Ilegal, relata a través de dos hermanos, Ebo y Kwane, el viaje desde su tierra natal hacia Europa. Para reunirse con su hermana Sisi, Ebo y Kwane, además de todos los que los acompañan, arriesgan sus vidas solo para poder conseguir hacer realidad solo uno de los sueños de su lista; tener una casa en la que vivir felices y poder comer todos y cada uno de los días del año.

Para mí, este libro nos hace darnos cuenta de que no valoramos todo lo que tenemos. Quizás hoy mismo fuera un buen momento para empezar a hacerlo, ¿no?

 

Arrugas

Autora: Virginia Carrión Hernández
Curso: 2ºESO
Centro: IES Gregorio Salvador, Cúllar (Granada)

Mis expectativas sobre Arrugas el libro, bueno el cómic, que mi profesor de matemáticas me había pedido que leyera, eran, inicialmente, entre nulas y ninguna. ¿Por qué tenía que leer un libro sobre ancianos enfermos? ¿Dónde estaban las aventuras o la relación amorosa que iba a hacer que me engañara a su lectura y lo devorara?

Tras las primeras viñetas, el libro iba gustándome cada vez más y me iba descubriendo, poco a poco, la realidad de muchas personas mayores y de los que conviven con ellas. Incluso me pregunté cómo sería yo de vieja. Es extraño que un niño se pregunte por cómo va a ser de viejo, qué tipo de anciano va a ser.

La historia de Emilio, un antiguo empleado de banca, es la de un rebelde, la de miles de personas en toda España, que luchan para que su enfermedad, el Alzheimer, no les venza y arranque para siempre sus recuerdos y con ellos, sus seres queridos, sus identidades y sus vidas.

A Emilio, su hijo, frustrado ya por la falta de memoria de su padre, lo interna en un residencia de ancianos para que pueda, por un lado, recibir todas las atenciones que necesita y, por otro, para que él y su familia puedan recuperar sus vidas.

En la residencia, Emilio convive con otros ancianos y con sus manías, enfermedades y achaques. De entre todos ellos, Miguel, su compañero de habitación, se convertirá en su mejor amigo  y  compinche de aventuras.

Miguel, al que Emilio no le ha contado su enfermedad, se da cuenta de que el estado de Emilio se deteriora muy rápido y, un poco por egoísmo, porque Miguel no quiere quedarse solo, y un mucho por la amistad que los une, se convertirá en el enfermero de Emilio ayudándole a conservar la memoria.

Emilio, que tiene miedo de ser llevado, escaleras arriba, a la planta de los desahuciados, tratará, con la ayuda de Miguel, de que los enfermeros y cuidadores de la residencia no se den cuenta de esto. Emilio sabe que subir esas escaleras no tiene vuelta atrás. Miguel sabe que solo puede retrasar el momento pero que, como les ha ocurrido a otros, el camino que ha emprendido Emilio es de no retorno.

Con Arrugas he aprendido que la vejez también hay que saber vivirla y que no todo el mundo, aún llegando a ser anciano, puede disfrutar de ella. Con este libro, y su adaptación al cine, también he aprendido a valorar, un poco más, a los ancianos de mi familia y la suerte que tengo de tenerlos cerca, con sus manías y sus cosas pero…

Síguenos y comparte en redes sociales:

Facebook
Twitter
Instagram