A las ocho en punto… ¡clase de quesos!

Autora: María Jiménez Fernández
Curso: 1º ESO B
IES Mar del Sur, Taraguilla, San Roque (Cádiz)

Ahora que me he aficionado a  leer, no comprendo por qué no leía nada hace apenas un año, cuando lo veía un aburrimiento. Fue entonces cuando mi tutor me encontró el libro adecuado. Recuerdo que al principio estaba convencida de que no me lo iba a leer, pero al ver la contraportada pensé que me podría gustar. Cuando lo terminé me encantó y hasta ahora no he parado de leer. Aunque este año, con el comienzo de mis estudios en la Educación Secundaria, y los numerosos y difíciles exámenes, no tengo mucho tiempo libre, siempre intento sacar un rato para mi nueva afición por la lectura.

Cuando leo, me pierdo en un mundo imaginario y no soy consciente de lo que me rodea. Este mundo contiene unas veces alegría, paz y amor, y otras tristeza, inquietud y odio, dependiendo de las historias que leo. Me gusta meterme en los personajes y pensar acerca de cómo son, cómo visten y los acontecimientos que viven.

Doy las gracias a los libros en general, por esa magnífica sensación que nos ofrecen. A aquellos compañeros a los que no les gusta la lectura, como a mí antes, les digo que deben buscar el género y el libro que más se adapten a ellos, que les abra las puertas a ese mundo ficticio. Y por esto digo: ya sea en papel o en formato digital, ¡LOS LIBROS NO SE PUEDEN EXTINGUIR!

De todos los libros que he leído, puedo asegurar que mi preferido es A las ocho en punto… ¡clase de quesos!, de la saga Gerónimo Stilton, concretamente el número 54 de la colección. Nuestro protagonista, Gerónimo Stilton, es invitado al colegio de Benjamín para hablar de su profesión de escritor. En esta historia suceden muchas aventuras, empezando por el despertador, que suena antes de lo habitual. Seguidamente, al llegar al colegio, la profesora le deja a cargo de toda la clase. No le resulta fácil hacerse con una clase de niños que se mofa de ti… Al final, acaba todo bien porque consigue salvar a la mascota de la clase, y la directora del colegio le hace entrega de una placa por todo el trabajo y el esfuerzo que lleva realizando desde pequeño y por encontrar a GEGÉ (que es la mascota).

En mi opinión, se trata de un libro que, aunque no sea muy largo, más bien breve, es bastante entretenido y divertido. De hecho, me gusta tanto que la primera vez que lo leí tenía por un lado ansiedad por acabarlo para conocer lo que pasaba al final, pero, por otro no. Quería seguir leyéndolo para disfrutarlo más tiempo.

Siempre que me pongo a leerlo no puedo dejar el libro hasta el final, a veces, incluso, tiene que venir mi madre a quitármelo. Porque no importa cuántas veces me lea el libro, que siempre me hace sonreír. Además, sus páginas transmiten una enseñanza muy importante, y es que para conseguir los sueños y metas que nos proponemos cada día, son esenciales el trabajo y el esfuerzo.

Los libros de esta saga son muy populares entre los jóvenes lectores. El protagonista, Gerónimo Stilton, es un ratón periodista que cuenta las múltiples aventuras que vive. Algunas de estas son realistas, suceden en la editorial donde escribe sus artículos o en su ambiente familiar; y otras suceden en mundos fantásticos.

Su autora, la italiana Elisabetta Dami, nunca muestra su nombre en sus libros sino que figura como autor el nombre del personaje que narra las historias, Gerónimo Stilton. Dichos libros son muy atractivos: tienen muchos dibujos, y las palabras importantes son resaltadas en colores vivos. También incluyen muchas páginas interactivas: por ejemplo, algunas de ellas, si las frotas, huelen a olores de los personajes o del espacio donde sucede la acción. Estos pequeños detalles hacen que el libro no sea tan monótono como los otros y que, por lo tanto, los niños lo cojan con más ganas.

He leído muchos libros de muchos tipos: aventura, amor, realistas, fantásticos, largos, cortos… Pero tengo clarísimo que este del que he estado hablando es MI LIBRO PREFERIDO.

 

Harry Potter y la piedra filosofal

Autora: Claudia Lara Heredia
Curso: 1º ESO B
IES Mar del Sur, Taraguilla, San Roque (Cádiz)

Mi libro preferido es Harry Potter y la piedra filosofal. A mucha gente le encanta Harry Potter, sin embargo a otros les aburre. A mí me empezó a gustar de una manera un poco particular. Os preguntareis «¿Y eso de qué va?» o «¿Por qué es tu libro preferido?».

Empezaré por responder a la primera pregunta, pero tranquilos, que no os voy a contar el final. La historia va de un niño huérfano que vive con sus tíos, (que, la verdad, no son demasiado amables) ya que a sus padres los mató un malvado mago llamado Voldemort. A los once años a Harry le llegó una carta de la escuela de magia Hogwarts. Como a los tíos no les gustaba la magia, se lo llevaron lo más lejos posible y el pobre Harry tuvo que celebrar su cumpleaños en una cabaña abandonada. Al final consiguió entrar en Hogwarts donde se hizo amigo de Ron (un chico un poco atontado) y Hermione (la chica más lista de la escuela), pero lo que no sabían era que iban a ser inseparables amigos durante toda su vida. A partir de ahí viven muchas aventuras, alegrías, tristezas, decepciones…

Respecto a la segunda pregunta, la verdad es que no sabría cómo responderla, quizás porque yo veía a mi tía y a mi primo hablando continuamente sobre Harry Potter, así que, cuando ya fui lo suficientemente mayor para entenderlo todo, comencé a leerlo y, en cuanto pude oler el olor a aventuras y fantasías que desprendía el libro, supe que sería uno de los mejores libros que podría leer en mi vida.

Casi todo buen libro te transporta a otro mundo mientras lo lees, te mete dentro de la historia como si fueras el o la protagonista, pero con este libro no, este libro es especial. Porque en vez de meterte a ti en la historia, la historia se mete en ti. Es imposible pensar en otra cosa que no sea Harry Potter mientras te lees el libro, yo intentaba estudiar alguna asignatura, pero en mi mente solo había sitio para preguntas tipo: «¿Cómo continuará la historia?» «¿Qué pasará ahora?» «¿Cómo podré sobrevivir un día entero sin leer el libro?»

Ya lo sé; es mi libro favorito porque cuando lo estás leyendo no hay nada ni nadie que te pare y porque sientes una paz interior y una tranquilidad inmensas, pero a la vez unos nervios y una intriga insoportables. En mi opinión, tenéis que leer este libro, porque os aseguro que no os arrepentiréis ni perderéis el tiempo.

Cuando lo terminé, solo podía pensar en buscar por tierra, agua y aire el segundo libro. Y mientras lo buscaba sentía un vacío enorme en mi corazón, notaba cómo me faltaba un libro de tan buena calidad como Harry Potter y la piedra filosofal.

 

Los gemelos Tapper

Autora: Claudia Villena Vázquez
Curso: 1º ESO-A
IES Mar del Sur, Taraguilla, San Roque (Cádiz)

Mi libro favorito se titula Los gemelos Tapper. Me encanta por la forma en la que se narra la historia, además de que una de las protagonistas se llama como yo.

El libro trata sobre dos hermanos que comienzan una guerra tras una discusión y los dos llegan a pasarlo muy mal. Cada uno trama sus pequeñas y dolorosas venganzas, en las que tendrán que superar las dificultades y la vergüenza que se causan mutuamente en el colegio. En realidad, no podrían vivir el uno sin el otro, y esa es una de las más preciadas lecciones que da el cuento, algo que admiro y comprendo, ya que tengo hermanos y el amor entre hermanos es raro, pero precioso… En fin, son los pequeños valores que endulzan la vida, a pesar de los momentos tan duros que hay que vivir.

Reconozco que los libros no resultan de gran agrado a la mayoría de alumnos, ya que algunos nos pueden resultar un tanto aburridos, pero, si encuentras el apropiado, puedes llegar a sentir tantas emociones que ni podrás parar de leerlo.

Volviendo a mi libro favorito, me fascina porque, mientras lo leía, no podía apartar la vista de él y sus páginas no paraban de volar mientras iban dejando en mi mente todas y cada una de las aventuras. Experimenté tantas emociones que me hicieron traspasar a otra dimensión. En definitiva, su lectura fue una experiencia increíble. Aun así, quiero que sepáis que cuando vi las imágenes del libro, me parecieron aburridas y por eso me costó empezar. Estaba equivocada; aprendí que, sin duda, las apariencias engañan.

Tenemos que olvidar el dichoso mito de que si lees eres un friki o de que todos los libros son aburridos. Simplemente hay que darles una oportunidad. Veréis que puede llegar a ser maravilloso, además de entretenido. Y recordad, tened paciencia y poned en práctica vuestra extraordinaria imaginación.

Síguenos y comparte en redes sociales:

Facebook
Twitter
Instagram