El origen de los guardianes:
Nicolás San Norte contra el rey de las pesadillas

Autor: Julio Sánchez Guerrero
Curso: 2º ESO – C
IES Los Montecillos, Coín (Málaga)

Era el verano de 2012, yo estaba en casa de mi abuela en Fuengirola, con mi padre. Tenía ganas de comprarme un libro, creo recordar que se titulaba Guía de los seres fantásticos del hogar. Le había echado el ojo por Internet y me parecía interesante, y le comenté a mi padre de ir a la librería a ver si lo encontrábamos.

Mi padre aprovechó una tarde que íbamos a la casa de mis primas para pasarnos por allí. Entré y empecé a buscar entre todos los libros que veía. Tras un cuarto de hora observando distintos tipos de libros decidí ir a preguntar por él. La mujer que estaba detrás del escaparate se acercó al ordenador y empezó a escribir. Estaba acostumbrado a preguntar por libros a los trabajadores ya que he de decir que no soy muy bueno buscando. La mujer terminó de escribir y mientras giraba la cabeza decía que no. ¡Siempre que veo un libro chulo en Internet nunca lo encuentro! Odio eso.

Comenté a mi padre que el libro no estaba y éste me dijo que eligiera otro libro. Entonces fui a la parte juvenil y allí encontré un libro llamado El origen de los guardianes: Nicolás San Norte contra el rey de las pesadillas. No era la primera vez que lo veía, ya le había echado un vistazo en casa de un amigo pero no me había llamado la atención. Para ahorrar aburrimiento a mi padre (allí de pie viendo a su hijo hojear libros), lo elegí sin pensarlo. Mi padre lo compró y me lo dio en una bolsita. Allí estaba yo, en marcha hacia casa de mis primas, llevando en una bolsa el libro que me engancharía a la lectura, el libro al que más cariño le tendría, “mi libro preferido”.

Tres días después me encontraba en la casa de mi abuela, aburrido en el salón. Mi abuela leía revistas mientras mi padre dormía y yo veía la tele. Pero para mi disfrute, no suelen poner nada interesante en el verano a las cuatro, y como todo niño de 10 años debía entretenerme, así que caminé hasta el cuarto en el que dormía, agarré mi libro y lo empecé a leer. Leí 25 páginas y lo encontraba aburrido y extraño, leí unas 30 páginas más, empezaba a interesarme un poco, otras 30 y empezó a gustarme, unas 40 y me empezó a fascinar. No podía dejar de leer, me parecía una bellísima historia… y así día tras día leía una y otra vez después de comer, antes de que saliéramos a la playa y así fue como me terminé el libro de unas 238 páginas. Tras él la segunda parte y después la tercera y como tengo tanta suerte, no encontré la cuarta: la última parte y la más interesante, el final de la saga a la que me enganché y que espero encontrar algún día…

Opinión:

Recomiendo esta saga de la editorial “Bambú” escrita por William Joyce porque es una muy buena historia.

Tiene personajes que me parecen muy interesantes, es una aventura llena de misterio. Cada vez que un misterio se resuelve aparecen otros misterios nuevos. Está llena de seres mágicos inimaginables, de paisajes y lugares increíbles. En esta saga se le da un gran giro a personajes como el conocido conejo de pascua, el hada de los dientes, Papa Noel, etc.

En el caso de que hayas visto la película basada en los libros, no te dejes engañar, no tiene absolutamente nada que ver. Ni si quiera aparecen los protagonistas de la saga y los personajes secundarios tienen una forma de ser muy distinta. Creo que la adaptación es mucho más infantil dado que está hecha para sacar más dinero.

En resumen, si te gusta la lectura de aventuras y los seres fantásticos, debes leerla.

 

Síguenos y comparte en redes sociales:

Facebook
Twitter
Instagram