Huesos de muñeca, de Holly Black

Autora: Natalia Berlanga Calafat
Curso: 2º ESO-D
IES Fuente Lucena, Alhaurín el Grande (Málaga)

Al rico boquerón!, ¡boquerón fresco de Málaga!

—¡Póngame un kilo bien servido!

—Ahora mismo señora.

—¿Es usted la última?

—Sí, yo soy la última, aunque esa señora me ha pedido la vez antes.

—Es que con las prisas que llevamos todas por hacer la comida…

—No se preocupe, correr es de cobardes, tal vez lo mejor será sacar mi libro y esperar mi turno pacientemente, creo que aquí tengo para un buen rato.

—¡Libros, libros, para eso no estamos nosotras hija!

—Entre los sueldos por los suelos, el paro, no podemos pensar en otra cosa que en buscar la mejor manera de conseguir hacer una buena comida a un buen precio.

—¿Podría decirme cuál fue la última vez que leyó un libro?

—Pues… cuando hice la comunión. Con el telediario, la telenovela y el canal sur ya estamos informadas.

—Sí… córtamelo en rodajas. ¡Jesús, que tiene que estar una en todo!

—Podrían tratar de buscar un momento en su ajetreada vida y acudir más a menudo a un libro.

—¿Más tareas aún?

—Un libro no es una tarea, es un encuentro. Un encuentro entre el autor, los personajes y el lector. Las palabras solo son el medio en el que nos unimos, igual que estamos unidos por el azar en este mercado. La lectura es sumergirse en el mundo real del autor, y a veces es magia. El autor del libro describe escenas que ni en la mejor película podríamos imaginar. Nos hace ser protagonistas como esa persona que nunca seremos y hubiésemos querido ser. Tal vez nos hace sentir cosas que nunca nadie nos ha hecho sentir, o tal vez no, pero lo que si les aseguro es que cualquier libro leído con pasión quedará en sus mentes con más arraigo de lo que quedarán esos boquerones una vez fritos y devorados como si fuera la última cena. Un autor describe situaciones por las que ustedes dejarían ahora mismo todo y huirían a ese escenario con ese personaje que les encandila. Tal vez un libro es lo que no podemos ser, o tal vez un libro es lo que aspiramos a ser. ¿Acaso no dejarían todo ahora mismo por ser el capitán de un barco que surca el mar hacia una isla desconocida? O acaso ¿no se detendrían un momento en sus vidas si supieran que esa chica que describe el autor sufriendo de amor, podría ser cualquiera de ustedes 30 años atrás, sufriendo por amor? ¿No les gustaría saber si esa chica consigue escaparse con su enamorado y vivir feliz por el resto de sus días con él? Las victorias de los personajes son nuestras, las frustraciones también. Todo depende de si leemos con pasión. Esta vida no es nada sin pasión, sin buenos libros, sin arriesgar ante las dudas.

—Sí, tienes razón hija mía. Esta vida es muy corta como para ir siempre corriendo como nosotras, esta vida es para vivirla como acabas de describirla. ¿Quién pudiera volver atrás?

—Se equivoca. Nunca es tarde para empezar de nuevo. Nunca es tarde para empezar a leer o para entender lo que otras personas sienten experimentando algo que nosotros nunca nos atrevimos a vivir.

—¿Cómo dijiste que se llamaba ese libro?

Huesos de muñeca, de Holly Black, que es un claro ejemplo de un buen libro, que envuelve el misterio y la aventura en una relación de tres amigos. Su amistad se basa en un juego con una muñeca, que en realidad esconde más secretos de lo que se imaginan. Sam, Chloe y Maddy emprenden una aventura hacia Liverpool (Inglaterra) para averiguar los misterios que escondía esa frágil muñeca de porcelana. No todo será fácil, tendrán que enfrentarse a sus miedos ellos solos. Lo recomiendo a cualquier persona que le guste el miedo y la intriga. El libro en sí es genial, pero lo que más me ha gustado ha sido el final. No te imaginarás lo que ocurrirá…

—Pues ¿sabes qué te digo? Que ya mismo estoy en la librería, que me has hecho recordar cosas pasadas que he dejado atrás y siempre quise revivir. Tal vez con un libro pueda empezar a retomar aquella afición de niña que no pude continuar más tarde.

—¡Nunca es tarde señora! Por cierto, ¡se olvida su pescado!

—Gracias.

—Ha sido un placer esperar mi turno.

Síguenos y comparte en redes sociales:

Facebook
Twitter
Instagram