IES Alcrebite, Baza (Granada) 2019

Escuela de gamers

Autor: Alejandro Asensio Moreno
Curso: 1º ESO B
IES Alcrebite, Baza (Granada)

Esta navidad me regalaron unos cuantos libros, me los estoy leyendo poco a poco sin embargo hay un libro que me gusta en especial titulado Escuela de gamers.

Su autor es un famoso youtuber español conocido por su nombre inventado “Elrubius”, cuando sacó su primer libro rápidamente pedí a mis padres “¡por favor, compradme ese libro!” y al decir esto mis padres no dudaron en comprármelo, cuando lo vi por primera vez toqué suavemente su portada plana y con grosor, yo gritaba de alegría diciendo “¡Viva! ¡Por fin!”.

El libro estaba hecho para que la imaginación volase, me gustaba pensar que un libro algunas veces fueran más famoso que los móviles de hoy en día o los videojuegos como (Fornite, GTA 5, farcry 5) además cuando vas a la mitad de la historia tienes tanta intriga en qué va a pasar que, por un momento, te olvidas de que tienes que estudiar, merendar, hacer los deberes, solo piensas en qué va a pasar y cuál es el final. Os estoy diciendo esto porque me ha pasado a mí. Y, no sólo eso, también cuando llegaba a la mitad del libro pensaba que se iba a terminar pronto, pero me daba igual porque este libro tiene emoción, fantasía, diversión… Todos esos aspectos en un solo libro, parece imposible pero es posible.

Uno de los momentos más interesantes es cuando entras al directorio xy y te describe con sutileza el paisaje, los lugares. Para mí es uno de los libros que más me han gustado, se lo recomiendo a niños y niñas de 12 a 14 años.

Aquí termino mi descripción de este fantástico libro.

 

Bajo la rueda

Autora: Sara Bellot Vera
Curso: 1º ESO A
IES Alcrebite, Baza (Granada)

Como cada instante de mi vida, mi padre siempre ha estado allí para aconsejarme, y esa vez, no fue menos. Desde su infancia le ha apasionado la lectura, transportarse a otro mundo a través de una serie de letras que te narran una historia. A mí me fascinaba ver sus libros, contemplar sus títulos, las páginas, la caligrafía… Al crecer un poco, le pedí que me sugiriera qué libro podía leer. Yo confiaba en su criterio, ya que tenía millones de libros que, como digo yo, “tenían buena pinta”. Él mencionó un libro titulado Bajo la rueda. Me contó que ese libro fue muy especial, le agradaba. Al escuchar tales cosas, el nerviosismo me roía por dentro, yo quería descubrir y admirar tan apasionante mundo de esa lectura. Mi padre no se equivocó, acertó encomendándome ese libro.

A los escasos días de poder tenerlo en mis manos, no podía desprenderme de él. Era tan intrigante, que, estaba abducida por la historia, no podía parar de pensar que le ocurriría a Hans, el protagonista. Mi imaginación continuaba viajando, inventando una continuación. ¿Qué sería de él? ¿Aprobaría sus exámenes? ¿Conseguiría un amigo? Tan embelesada estaba que, me imaginaba que un compañero de clase era el protagonista, el libro vivía dentro de mí.

La historia transmite un mensaje muy bonito. El libro habla de Hans Giebenrath, un niño prodigio capaz de adquirir las mayores calificaciones en todo y es admitido en un seminario con un nivel muy alto. Olvidando todo, y con la presión de los profesores y sus estudios, solo se interesa por el desarrollo académico y olvida el desarrollo personal y emocional. Se olvida de sus emociones y amigos y, se deja influenciar por su mejor amigo, que lo lleva “bajo la rueda”.

Ahí, yo que soy muy exigente con los estudios a mí misma, me di cuenta que no debía concentrar toda mi mente en el desarrollo académico, que había más cosas a mi alrededor; también la amistad y mis sentimientos son importantes. Es bueno combinar las dos cosas; no centrarse en una profundamente.

Recomiendo este libro porque, Herman Hesse para mí, es un maravilloso escritor y, sus novelas, con un vocabulario extenso aunque narrativa sencilla, siempre toca el alma del lector.

 

Harry Potter y la piedra filosofal

Autora: Lucía García Martínez
Curso: 1º ESO B
IES Alcrebite, Baza (Granada)

Era un sábado de otoño del 2015, si no recuerdo mal. Mi familia y yo comimos en nuestro cortijo y al terminar de comer, mi prima mayor Sara me dijo: “¿Quieres venir a mi casa esta tarde y vemos una película? Podemos ver alguna de Harry Potter”. Sara y yo nos llevamos seis años, y estábamos muy unidas. “Sí, vale” le contesté. Cuando finalmente llegamos a su casa, preparamos todo lo necesario para pasar una tarde juntas en el sofá. Harry Potter y la piedra filosofal, leí en la pantalla. “Filosofal… Qué significará eso” pensé. La película ya empezaba, y me enganchó desde el principio. Ese bebé con una cicatriz en la cabeza, esa trágica historia de un niño huérfano maltratado por sus tíos muggles… Me apasionó.

Pasaron los días y las semanas, y cuando nos volvimos a ver, Sara me dijo “Oye prima, ¿Sabías que hay más películas y una saga de libros de Harry Potter? ¡A mí me encantan! Yo te los podría prestar, si quieres”. Me quedé congelada. ¿La historia continuaba? “¡Sí por favor, préstamelos!”, ansiosa le dije. Y a la semana la vi bajarse de su coche con algo entre las manos y qué iba a ser si no, que el libro que le pedí. “¡Hala, gracias!”.

Nada más llegar a mi casa lo abrí. “Qué guay”, pensé. Y empecé a leer. Página tras página. Capítulo tras capítulo. No exageraría si dijera que en unas 2h 30min me leí aproximadamente la mitad del libro…

“Harry, el niño que sobrevivió”. Así lo conocían todos en el mundo mágico, pero el propio Harry no lo sabía. Cuando era un bebé, Harry Potter vivía en Godric’s Hollow con su madre bruja Lilly Evans y su padre mago James Potter. Una oscura noche, un hombre conocido como “El que no debe ser nombrado” o Lord Voldemort decidió asesinar a esta familia. James murió, y aunque el amor de Lilly protegió a Harry, ella también acabo asesinada. Solo faltaba el inocente bebé de la cuna. Y cuando Lord Voldemort se dispuso a matar a Harry; falló causándole una cicatriz en forma de rayo en la frente. Unos misteriosos magos trasladaron a Harry a casa de sus tíos muggles (no mágicos), para que viviese allí los próximos once años. Una tormentosa noche de julio, en el cumpleaños de Harry, un semigigante hombre llamado Hagrid se dispuso a llevárselo a Hogwarts, Escuela de Magia y Hechicería. Y así fue como Harry descubrió que era un mago; Hagrid le contó su pasado y la historia de la cicatriz de su frente. Harry hizo amistades con gente como Ron Weasley y Hermione Granger, y fue seleccionado para la casa Gryffindor; los valientes y osados. Jugó en el equipo de Quidditch y era un buen alumno en general. Pero algo pasaba en el castillo… Alguien ocultaba algo. “El trio de oro” traspasó todas las pruebas impuestas hacia Lord Voldemort; que se escondía viviendo como un parásito en el cuerpo del farsante Profesor Quirrel. Harry lo derrotó, y la piedra filosofal fue destruida.

Me leí todos los libros y vi todas las películas. Se podría decir que me gusta… Y mucho.

 

Caza de brujas

Autora: Jheimy Tatiana Huanca Valda
Curso: 1º ESO A
IES Alcrebite, Baza (Granada)

Caza de brujas es un libro que tiene una historia muy intrigante, misteriosa y tiene un toque romántico, que se vuelve cada vez más apasionante a la par de la historia. Esta nos narra la vida de Elizabeth Grey, que es la protagonista de esta aventura, la historia está ambientada en la época medieval, donde después de pasar por la peste negra que atacó el reino donde vivía Elizabeth hubo un odio descomunal a los magos, junto a la muerte de estos, los encargados de estos son los llamados “cazadores de brujas” Elizabeth es una de ellos.

Debido a su infernal infancia cogió un desprecio a las brujas, ya que ella creía que ellos crearon la peste negra que mató a sus padres. Por su imagen joven ha sido numerosas veces confundida por una niña pequeña. Después de introducirnos a Elizabeth al libro nos narra su historia que continúa con el libro “Asesina de reyes”. Actualmente en el primer libro “Caza de brujas”, Elizabeth tiene 18 años, ha crecido desde pequeña con Caleb, su mejor amigo, casi como un hermano, que la acogió cuando perdió a sus padres, este par de niños fueron criados por Blackwell el emperador del reino y jefe de los cazadores de brujas. Con el paso de la historia, Elizabeth es acusada de ser una bruja ya que utilizaba hierbas mágicas para no quedarse embarazada, porque el rey la acosaba.

Fue encerrada en los calabozos hasta su fecha de ejecución. Su mejor amigo y medio hermano Caleb le pide que le esperara, que él la sacaría de ahí. Él nunca regresó, no volvió, la abandonó. Mientras tanto Nicholas, el mago acusado de crear la peste negra, planea la manera de sacar de prisión a Elizabeth ya que cree que ella le ayudará a liberarse de su maldición que, con el paso del tiempo, lo mata. Elizabeth queda desconcertada al ver que Nicholas la rescató de aquel lugar, al saber que quien le salvo fue Nicholas, pensó que si lo entregaba a Blackwell volvería a confiar en ella de nuevo y poder volver a ser una cazadora de brujas y volver con Caleb.

Después de ser tratada por Nicholas ya que se había enfermado por las pésimas condiciones en las que se encontraba en los calabozos despertó y se encontró con Jhon, que era un mago de curación, intento numerosas veces escapar de la casa de Nicholas pero debido a sus fallidos intentos conoció más a Jhon, que se encontraba interesado en ella. Al final Elizabeth se entera de que, en realidad, Blackwell era un brujo. Con este nuevo dato también le dicen que él fue quien creó la peste negra para así acabar con la familia real y ser coronado rey. Elizabeth entones se da cuenta de todo, por ejemplo, de cómo sacaba los monstruos para entrenar hasta la prueba de superar tus miedos. Finalmente Elizabeth cede y ayuda a Nicholas que necesitaba que encontrara la tablilla decimotercera que era la que creaba su maldición.

En su aventura en encontrar la tablilla se enamora de Jhon. En su última batalla para liberar a Nicholas necesita luchar contra Blackwell, pero a la hora de su batalla ve a Caleb que está de parte de Blackwell ya que le debe mucho a él. Elizabeth termina muriendo para salvar a Jhon que estaba al borde de su vida, le entrega su estigma que la mantenía sin dañarse para poder luchar libremente. Abrió sus ojos y despertó en la casa de Nicholas, donde comenzó todo.

 

El curioso mundo de Calpurnia Tate

Autora: Marta Martínez Martínez
Curso: 2º ESO B
IES Alcrebite, Baza (Granada)

Hola, me llamo Marta Martínez Martínez, tengo trece años y vivo en Baza (Granada). Me considero una aficionada a la lectura desde que tengo siete años, cuando leí un cuento que me gustó tanto, que hasta me lo aprendí de memoria.

Mi madre dice que devoro libros, y no miente. Cuando leo viajo a un mundo ficticio en el que a veces, me imagino que yo soy uno de mis personajes favoritos. Me enfurece que una persona me diga que leer es aburrido. Esas personas ni se imaginan a los mundos que pueden viajar y los personajes en los que se pueden convertir. Ver una película basada en un libro, una serie, etc., no es lo mismo que un libro. No es lo mismo mirar en una pantalla a un personaje y saber cómo es, que imaginárselo.

He elegido este libro porque es uno de los que más me ha llamado la atención. No puedo denominarlo “preferido”, pues me es imposible elegir un libro como el mejor. Jacqueline Kelly es la autora de esta preciosa novela titulada El curioso mundo de Calpurnia Tate.

A principios del siglo XX en Texas (Estados Unidos), las mujeres únicamente se podían dedicar a las tareas domésticas y extraño era ver a una mujer estudiando una carrera universitaria. Calpurnia quiere cambiar las cosas y su querido abuelo está de acuerdo con ella. Él fue militar, pero ahora se dedica al estudio de las ciencias y su nieta lo ayuda y apoya en todo lo que hace. Juntos descubren una hierba difícil de encontrar, pero ese mérito apenas nadie lo reconoce, pues… ¿a quién le va a importar el descubrimiento de una planta?

Calpurnia vive con su abuelo, su madre, su padre y sus inquietos hermanos varones en un pueblecito. Esta joven muchacha lucha por conseguir lo que quiere: llegar a ser investigadora y veterinaria. Sin embargo, sus padres dicen que únicamente podrá ir a la universidad dos años para darle el capricho, pero que no podrá trabajar en ello.

Calpurnia se indigna y aprende a sanar a los animales al igual que un veterinario de la zona. Este veterinario cree que Calpurnia es una excelente mujercita, pero sigue opinando que las mujeres no están hechas para estudiar, ni trabajar como un hombre. Calpurnia demuestra a toda su familia y a este veterinario que es más inteligente que todos los hombres que hay en su casa (descontando a su abuelo).

Su familia, aunque piense que es una chica sabia, no tolera que Calpurnia se salga con la suya. Calpurnia se marcha enfadada y planea con su abuelo que a la edad adulta, o sea, a sus dieciocho años, los dos se escaparán a la ciudad a conseguir ese sueño que tanto desea cumplir la protagonista. Ahorrará para escabullirse igual que su prima, solo que ella lo hizo para casarse y Calpurnia lo hará por justicia.

Este libro despertó muchísimo mi interés, ahora sé cómo eran las cosas en el año 1900 y cómo son ahora. Creo que todavía en el siglo XXI siguen quedando rasgos de machismo, aunque me alegro de que la situación haya mejorado en algunos países.

Quiero pensar que a muchas mujeres, al igual que a mí, les haya encantado el relato, pues Calpurnia es un ejemplo de una mujer combativa por los derechos y por la justicia, en resumen, por la igualdad.

 

Caza de brujas

Autora: Remedios Santos Durán
Curso: 2º ESO B
IES Alcrebite, Baza (Granada)

El emocionante relato Caza de brujas es, a mi parecer, una fantástica forma de desconectar del mundo actual y de las tecnologías que tanto tiempo nos arrebatan del día a día para disfrutar de un buen libro. A su vez, también lo considero un infalible medio de transporte para viajar siglos atrás, incrustándote en la piel de unos personajes con los que te acabas encariñando, festejando sus victorias y apoyando a esos amigos de tinta cuando pasan por algún aprieto. Cuando lees esta novela, casi adictiva, te sumerges en sus páginas de una manera tan profunda que olvidas todo tu estrés, y sientes que en verdad estás en esa época en la que le suceden extraordinarias e increíbles aventuras a la joven y huérfana Elizabeth Grey, que las afrontará todas, por imposibles que parezcan y por muy duras que aparenten ser.

La peste llegó a Anglia, llevándose a su paso la vida de centenares de personas que tuvieron la fatídica suerte de padecerla. Arrebató la vida a granjeros, campesinos, nobles y también a los padres de una pequeña chica, Elizabeth Grey, que con tan solo nueve años quedó sola en el mundo. Su salvación llegó poco tiempo después de aquel nefasto día, cuando un muchacho rubio llamado Caleb, no mucho mayor que ella, llegó a lomos de un corcel y la rescató. La llevó a palacio, donde consiguió que los alojaran a ambos, proporcionándoles comida y un techo bajo el que dormir, pues también él se había quedado solo.

Ahora Elizabeth tiene dieciséis años, y es una muchacha fuerte y bella. Su aspecto jamás revelaría la historia y los secretos que se esconden tras sus astutos ojos color añil. Es una cazadora de brujas. Pasó varios años formándose en las sutiles artes del espionaje y entrenándose física y mentalmente para el que es su actual trabajo: extirpar la magia del pueblo apresando a todos aquellos que la practican, condenándolos así a uno de los peores destinos posibles: la hoguera. Hasta que un día, la noche de la mascarada en palacio, la descubren con unas hierbas de bruja en el bolsillo.

A partir de ese momento, su vida da un giro vertiginoso. Aquellos a los que creía conocer, a los que apreciaba y consideraba su familia, se vuelven en su contra. Incluso su más íntimo amigo, Caleb, con el que ha crecido, el que le ha prometido sacarla del calabozo, le ha fallado. Quedan apenas unas horas para que se encienda la hoguera en la que perecerá, justo como había visto hacer a todas aquellas pobres e inocentes criaturas que había acusado. Ahí, Elizabeth, febril y moribunda después de tantos días sin alimento y con la piel agujereada por las gotitas de lluvia que se cuelan por la alta ventana de su celda, espera su final.

Pero entonces ocurre un hecho que la chica jamás llegó siquiera a imaginar. Nicholas Perevil, el mago más poderoso y malvado de Anglia, el hechicero que tanto tiempo lleva buscando, acude en su auxilio. Sin ser consciente de sus acciones, Elizabeth se deja socorrer por el anciano. Se aloja en su casa, junto con varias personas más: La alumna de Nicholas, su espía (que se hacía pasar por el bufón de la corte), su curandero… Allí, unos días después de su llegada, descubre que el mago al que ella creía un ermitaño avaro y cascarrabias ha hecho lo imposible por conseguir que sobreviva, pues llegó en un estado altamente deplorable del que no todo el mundo podría haber escapado. La chica entabla fuertes lazos con todos y, justo cuando más a gusto se siente, descubre que debe encontrar un objeto con toda la prontitud que le sea posible, pues de lo contrario Nicholas va a morir. Alguien lo está maldiciendo.

En las páginas siguientes, Elizabeth debe encontrar la tablilla de piedra que contiene escrita a puño y letra la maldición que recae sobre Nicholas y destruirla. Junto con sus amigos, traza un plan para lograrlo. Según transcurre la historia, la joven descubre nuevos hechos de su pasado y consigue 32 puntos de sutura en el vientre, provocados por un encuentro con los caballeros del rey; pero ellos acabaron peor que la chica. Ahora tiene que andarse con cuidado, pues es la persona más buscada de Anglia. Pero su instinto le dice que, junto a sus amigos, a los que ya considera su familia, conseguirá salvar a Nicholas, afrontar su cruento pasado y superar todo lo que se le ponga delante, porque ahora no está sola.

Cada vez que leo esta obra comprendo que entre unas páginas se puede encontrar un verdadero tesoro y que estos trozos de papel bien cortados guardan un sinfín de embriagadoras sensaciones que no se olvidan con facilidad. Después de todo, ¿quién no disfruta leyendo un buen libro? Cuando me sumerjo en esta historia, para mí pasa a segundo plano la vida real y, como si de una película se tratase, mi mente comienza a proyectar cada palabra que voy leyendo.

Esta novela me ha ayudado a entender lo dura que a veces se presentaba la vida hace unos centenares de años, lo crueles que podían llegar a ser los nobles, guiados por su avaricia, y que todos somos capaces de hacer lo imposible con alguien a nuestro lado apoyándonos. También he aprendido con ella que no son necesarios los móviles o las nuevas tecnologías para acabar con el aburrimiento que tanto aborrecemos.