IES El Picacho, Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) 2019

Mi libro preferido

Autora: Lucía Díaz Mellado
Curso: 2º ESO A
IES El Picacho, Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Es importante que los adolescentes lean para que no solo se centren en las nuevas tecnologías, que es a lo que dedican principalmente el tiempo libre, sino que prueben muchas maneras de distraerse y aún más siendo beneficiosa para la salud y la mente.

Personalmente no me gusta mucho leer, no sé si es porque no me llama la atención en sí o no estoy acostumbrada o aún no he dado con el libro que verdaderamente despierte en mí algo especial. La falta de lectura hace que cometa errores de ortografía y además carezco de imaginación a la hora de escribir un relato o realizar un trabajo plástico.

Sin embargo, desde el colegio y ahora desde el instituto, estoy descubriendo nuevos géneros que están atrayendo mi atención. Nunca pude imaginar cuánto me podía llegar a reír con un libro o incluso a emocionar. ¡Es increíble!

Acabando el curso de sexto de primaria me leí un cuento titulado Las mellizas cambian de colegio. Me lo compré porque mis padres estaban indecisos en cuanto a dónde continuaría mi Educación Secundaria, no sabían si lo mejor para mí era mantener mi solicitud en el instituto adscrito a mi colegio o cambiarme a otro que ellos consideraban mejor. Entre aquella incertidumbre el mundo se desmoronaba a mi alrededor; perdería mi círculo de amigas, ya no vería más a ese chico en el que me estaba fijando, tendría que volver a conocer a seres nuevos que no sabía si me iban a aceptar o no, … ¡El acabose! Aquel título captó mi atención. Sinceramente me vi muy reflejada en él. La obra me hizo pensar en que no siempre puedo hacer las cosas como me gustaría, que mis padres no son ogros del bosque que intentan destruir a los pobres aldeanos, en este caso a mí, sino que son adultos sabios que lo único que intentar es protegerme y ofrecerme lo mejor. He comprendido que debo dejarme aconsejar.

Este libro me abrió la mente y se lo recomiendo a cualquier adolescente rebelde.

 

Mi libro preferido

Autora: Lola Garrán Velázquez
Curso: 1º ESO
IES El Picacho, Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Considero que leer es un pilar fundamental en la vida de toda persona, no sólo te ayuda a desarrollar el vocabulario y la escritura, sino que esto conlleva a que te puedas relacionar con gente de diversos ámbitos y entables una conversación adecuada sin nada que temer puesto que tendrás cultura suficiente para ello. Es una de las actividades que todo el mundo debería practicar para aprender más y para estimular nuestro cerebro. Pero lo más importante es el desarrollo de nuestra imaginación y la diversión que supone ser cada día un personaje distinto y viajar por lugares infinitos…¡y todo gratis!

Personalmente me gusta mucho leer, desde pequeña siempre he leído por las noches, sin faltar ninguna. Me encanta dormirme pensando en alguna batalla, alguna travesura, la sensación de un dulce beso, aunque en alguna ocasión haya tenido alguna que otra pesadilla por un asesinato, un crimen sin resolver o simplemente por un enigma no resuelto. ¡Mi imaginación se dispara!

Siempre suelo leer en mi cuarto, mi rincón personal donde nadie me molesta, mi guarida secreta a salvo de Alí Babás o sus secuaces ladrones, intento pasar allí todo el tiempo que puedo. Sin embargo, desgraciadamente, este año en 2º ESO los estudios y las actividades extraescolares me absorben demasiado tiempo. Me gustaría dedicarle el mismo ratito de siempre, ya que cuando leo me siento muy bien, es una sensación indescriptible, como si desconectara del mundo real y me introdujese en otro distinto; siento alegría, tristeza, me entusiasmo, me desilusiono, viajo, revivo recuerdos… ¡es mágico! Pero no siempre es posible, el sueño me rinde antes de lo esperado.

En mi instituto dedicamos una hora semanal a la lectura. En el primer trimestre hemos leído un libro llamado África en el corazón, ¡me ha gustado muchísimo!, no me lo esperaba. En esta obra un chico africano, Diko, narra sus adversidades. La vida es muy cruel con él; por desgracia se le muere gran parte de su familia y como ya nada le une a una tierra hostil decide abandonar su lugar de residencia en busca de una vida mejor. En su camino Diko encuentra mil problemas que debe solventar, siendo simplemente un niño pierde a su verdadero amor en condiciones inhumanas, lo engañan a trabajar innumerables horas a cambio de un sueldo miserable, lo coaccionan para formar parte de la guerrilla africana, debe asesinar a gente para sobrevivir, conoce a muchos mutilados,… es un sufrimiento constante ¡Diko, al igual que otros muchos niños de nuestra “civilizada” sociedad, no tiene la culpa de nacer en un mundo que le da la espalda una y otra vez!. Por Dios, simplemente es un niño indefenso incapaz de hacer daño a nadie, ¿Por qué se lo hacen a él? ¿Qué tipo de personas somos? El libro te hace reflexionar sobre esta situación constante en muchos países menos desarrollados que el nuestro y pensar en cómo podríamos ayudar y mejorar. Somos ciudadanos del futuro, muchos mayores confían en nosotros y no debemos defraudarles, debemos mejorar siempre y pensar en aquellos que no han tenido nuestra suerte. Nunca se sabe.

Este sin vivir te mantiene alerta durante todo el libro, no descansas hasta el penúltimo capítulo, donde, al fin, Diko consigue alcanzar tierras españolas, su única esperanza, su paraíso; aunque lo que él no sabe es lo que le espera al llegar.

Es un libro maravilloso, se lo recomiendo a todo tipo de público, pero lo mejor sería leerlo a partir de los 13 años, ya que en ocasiones hay escenas de dura violencia, en otras hace falta un poco de sabiduría para entender los sucesos o simplemente reflexionar sobre diferentes pasajes. Los hechos se presentan con tanta sinceridad que parece que la historia la has vivido tú:

  • el dolor de Diko al perder a su madre y a su abuelo; yo era aún muy pequeña cuando murió mi abuela, pero lo suficiente como para acordarme de que quería verla y no podía, no entendía nada, solo sabía que ya no estaba, es una impotencia muy grande que los adultos te consideren inmadura para decirte según qué cosas; comprendo al pobre Diko, me hace falta la figura de mi abuela en muchas ocasiones.
  • su sufrimiento por ser criado por una mujer que no le quiere.
  • sus sensaciones al experimentar el amor hacia una niña.
  • su lealtad hacia sus amigos; cuando eres joven te refugias en tus amigos sin importar un mañana y debes apoyarlos para que también ellos lo hagan contigo.
  • su cansancio al trabajar largas horas bajo el sol; yo no trabajo al sol, pero sí estudio muchas horas y no es nada divertido, sobre todo cuando son materias que no te gustan, como era el caso de Diko y sus trabajos.
  • su miedo al aprender a manejar una pistola; debe ser muy duro que te obliguen a hacer algo que no quieres, para lo que no estás preparado, no querría verme nunca en su lugar.

Todo lo que siente Diko es como si lo sintieras en tu propio ser.

Pero no todo son cosas malas, no todo es malo en este mundo, también hay personas buenas que luchan por los demás. Esto es lo que le ocurre a Diko, conoce a su Salvador, Juan, un antropólogo español que está estudiando las tribus africanas.

Además me ha impresionado lo que hemos aprendido sobre África con Juan: sus costumbres (enterramientos, chamán, medicinas, la explotación, los niños soldado,…) sus supersticiones, el tratamiento de la mujer y cómo por desgracia estas, como en muchos lugares del mundo, siguen estando en desventaja. La mujer no podía presenciar el enterramiento de su ser querido, sólo llorar desde fuera; el cadáver de una mujer era expulsado inmediatamente del hogar para que la casa no quedase impregnada de su espíritu y así el hombre no tuviese problemas por encontrar otra esposa de inmediato, la mujer únicamente se encargaba de barrer el terreno e ir a por agua, la mujer soportaba las palizas del hombre, ¡injusto comportamiento! ¡No tienen bastante con los niños, también la mujer! Es una cultura bastante autoritaria y sometida al poder del hombre, un hombre que si no cambia se puede ver solo.

Desde mi punto de vista todo el mundo tiene derecho a una vida digna y no tendrían que emigrar a otro país si en el suyo existiesen las condiciones necesarias para vivir correctamente. Ayudemos a esas personas a salir de un infierno inmerecido. ¡Políticos de este país os hago un llamamiento para que dejemos de pelearnos entre nosotros y no volvamos más la cabeza! ¡Entre todos podremos cambiar algo, lo suficiente para cambiar alguna vida!

 

Mi libro preferido

Autora: Nerea Ibáñez Mora
Curso: 2º ESO A
IES El Picacho, Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

La lectura mantiene el cerebro en forma e incluso podría ayudar a prevenir el alzhéimer. Esto lo sé porque a mi vecina le han diagnosticado esta enfermedad, es degenerativa y muy dura, dicen que llegas a olvidarte de todo y de todos, ¡ojalá nunca me olvide!, le tengo mucho aprecio. Le han recetado la lectura como terapia y me encanta oírla leer en voz alta desde mi ventana, pegada a la suya. Los únicos recuerdos que me comentan nunca olvidará son los de su juventud, los más antiguos. Me pregunto si a leer aprendió en su juventud, no se le olvidará, ¿o sí? Es una pena no poder escuchar el énfasis que le pone a las luchas o las distintas voces que pone para cada personaje o su risa cuando algún detalle le hace gracia o incluso su medio llanto o congoja cuando algo le preocupa. ¡Es estupenda, espero que no pierda sus ganas de leer!

Además los libros ayudan a descubrirte: tus miedos, tus pasiones, tus dudas. Alejan el estrés y mejoran tu capacidad de comprensión e incluso de relación, nos sociabilizan; no hay nada mejor que ver cómo está siempre la biblioteca de mi centro gracias a las diversas actividades que se están haciendo en ella. Nos unimos alumnos de todos los cursos a debatir, a hacer teatro, a ver cortos cuyos temas sean simbólicos tanto en la sociedad como en los jóvenes, a jugar…

A mí personalmente me gusta leer porque me trasporta a lugares sin salir de casa y es bonito imaginarse que estás dentro de un libro y te van sucediendo los acontecimientos. Suelo leer antes de dormir porque la verdad es que me relajo bastante y me ayuda a dormir mejor y más rápido. Aunque últimamente solo leo los días que no tengo exámenes ya que en ellos disponemos de algún tiempo libre.

Mi libro preferido es Cree en ti porque me ha enseñado entre otros muchos valores a transformar mi vida o hacer mis sueños realidad. Este libro lo descubrí a través de una amiga que lo tenía en su casa, pero nunca se había atrevido ni tan siquiera a abrirlo, ¡ni que los libros mordiesen! Le comenté a mi madre cuánto me apetecía leer una obra que mi amiga tenía en su estantería cogiendo polvo, pero que me avergonzaba pedírsela; así que mi mamá no se lo pensó dos veces, fue a casa de mi amiga y habló con su madre. Minutos después el libro se deslizaba entre mis manos.

Este libro no es de autoayuda, sino que sirve para empoderarnos mentalmente. Me ha encantado, puesto que me ha hecho reflexionar sobre mi persona, me ha iluminado el corazón. Es increíble cómo un libro te puede ayudar y hacer que muchas cosas cobren sentido.

He comprendido que al lado de tus miedos están tus sueños. Gracias a este libro he conseguido muchos objetivos tanto físicos como mentales. ¡No solo somos lo que pensamos, hay mucho más en nosotros!

 

Mi libro preferido

Autor: Francisco León Cotán
Curso: 1º ESO
IES El Picacho, Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

La lectura debería estar presente en la vida de todos nosotros. Leer nos llena de nuevas palabras para expresarnos, aumenta nuestra cultura, nuestra imaginación y nos saca del aburrimiento. Cuando lees eres capaz de transportarte a la vida de un personaje o a un mundo imaginario como si tú mismo estuvieras allí.

Personalmente, a mí me gusta leer porque me divierte y me entusiasma vivir la historia del libro que esté leyendo como si fuera un personaje más. Cuando empiezo a leer no pienso en otra cosa que no sea seguir leyendo para ver cómo avanza la historia.

Leo siempre antes de dormir, me parece el mejor momento del día para hacerlo porque te tranquiliza y relaja; También me gusta leer por la noche porque muchas veces sueño con el mundo del libro como si fuera un personaje más. Me despeja la mente del día a día y me hace sentirme más liberado al día siguiente.

Los libros que más me gustan son lo de ciencia ficción.

Sin embargo, el libro que más me ha llamado la atención este curso ha sido Diario de Greg, un pringao total. Lo he sacado de la biblioteca de mi centro y me he reído mucho con la forma de contar las cosas de Greg y la mala suerte que tiene el pobre chico. Con lo que no estoy de acuerdo es con las bromas pesadas que le gastan algunos de sus compañeros. Nadie debe ser vejado o insultado por los demás, nadie tiene derecho a creerse superior. La historia me resulta familiar porque yo tengo un primo con discapacidad, es un encanto y muy divertido, como Greg, pero la gente le mira como si fuera un bicho raro, escoria humana, y eso es muy doloroso. Nadie sabe cuánto mal le puede estar haciendo a otra persona, debemos respetarnos más. En el instituto, mis profesores siempre lo están fomentando con diferentes actividades: charlas, vídeos, galas… mas no todos hacen caso y menos aún fuera de nuestro entorno.

Me metí en la historia como si fuera un compañero de Greg y leí cada capítulo con mucha emoción. A lo largo del libro tienes tanta empatía con él que puedes llegar desde reírte porque hace mucha gracia y te ríes por como convive en el instituto a tener ganas de llorar porque me entra mucha pena que se metan con él y me recuerda a mi primo de un capítulo a otro.

La sociedad aún no está preparada para que seamos diferentes, ¡preparémosla!

 

Cuentos de Buenas Noches para niñas rebeldes

Autora: Carmen Sallago Silva
Curso: 2º ESO A
IES El Picacho, Sanlúcar de Barrameda (Cádiz)

Mi libro favorito es Cuentos de Buenas Noches para niñas rebeldes, escrito por dos autoras italianas, Elena Favilli y Fransca Cavallo.

Este libro contiene la friolera cifra de 100 historias de mujeres trabajadoras y revolucionarias. Nos recuerda la opresión y la lucha que han tenido muchas mujeres a lo largo de los años para conseguir que mínimamente se hable de ellas en las redes sociales, tan de moda en estos tiempos que corren, que aparezcan en los libros de texto o que usemos sus creaciones. Aún seguimos en la lucha para que las que vengan o estén por llegar no se encuentren con nuestros mismos problemas, sino que directamente no caigan en el anonimato.

Algunas inventaron cosas que hoy usamos a diario como Hedy Lammarr, que ideó el primer sistema de conexión inalámbrica, hoy conocido como Wi-Fi. Sin él los adolescentes no podríamos sobrevivir, es increíble la labor de esta mujer. ¡Gracias!

En la obra también hay pintoras como Frida Kalo quien, además de pintar cuadros, fue activista. Ella es muy conocida por su arte abstracto, pero sobre todo por no seguir los estándares de belleza: no se depilaba y vestía con ropa “de hombre”. Fue otra gran luchadora, nunca se dio por vencida a pesar de sus problemas médicos.

Por supuesto no nos podemos olvidar de las escritoras entre las que destacaré a mi preferida, J.K. Rowling, la admiro porque me encanta el género de ficción que escribe y, sobre todo, muero por la figura de su protagonista, Harry Potter, ese niño noble y con poderes. ¡Quién los pillara! Esta escritora es otro ejemplo a seguir, tampoco ella se rindió a pesar de recibir muchos “NO” y pasar en innumerables ocasiones penurias económicas antes de publicar su obra magistral que la ha encumbrado y llevado hasta la fama. J.K. Rowling desde niña fue especial, tenía una imaginación desbordante que supo plasmar en el papel a través de historias mágicas. ¡Ojalá publique muchos libros más porque no me cansarñe nunca de leerla!

Nos narran también la vida de presentadoras de TV. Las más importantes para mí son Ellen Degenerees, una presentadora estadounidense y activista por los derechos de los gays en el mundo, y Oprah Winegri, que después de una infancia dura, logró convertirse en una de las presentadoras más famosas del mundo.

Pero, sin duda, la historia más inspiradora es la de Brenda Milner, descubridora de los dos hemisferios de memoria del cerebro y pionera en la Neuropsicología. Gracias a este libro he encontrado mi vocación: quiero ser neuropsicóloga como Brenda. Siempre he sido un tanto curiosa y se me da bien escuchar a los demás y darles consejos, pero me gustaría ir más allá y estudiar las conductas del cerebro de los demás. Sé que tendría que estudiar ciencias y esa rama es difícil, pero si algo he aprendido de todas estas mujeres es que con esfuerzo y constancia todo se consigue.

Doctoras, físicas, matemáticas… completan el libro.

Después de leer este libro estuve orgullosa de ser mujer y más inspirada que nunca. Aprendí que las mujeres somos fuertes, valientes, pero desgraciadamente siempre libres. A veces nos tocará pasar miedo como ellas, pero sé que nunca voy a estar sola, detrás de mí habrá muchas luchando y apoyando la causa. Podemos lograr todo lo que nos propongamos, sin rendirnos; aunque nos pongan trabas. ¡Luchemos por nosotras!

Síguenos y comparte en redes sociales:

Facebook
Twitter
Instagram