IES Fuentebuena, Arroyo del Ojanco (Jaén) 2019

El niño con el pijama de rayas

Autora: Carmen Sánchez Brunete Jiménez
Curso: 2º ESO A
IES Fuentebuena, Arroyo del Ojanco (Jaén)

Quizás todos hayamos oído hablar de esta historia. No es el típico relato con final feliz. Cuando te metes en el libro te enganchas de una manera que imaginas que cada palabra te está sucediendo. Me parece un libro que te hace reflexionar sobre el pasado e incluso el presente de algunos países. Los padres de Bruno se descuidan de tal manera que al final lo pierden. El autor quiere transmitir una realidad tan pesimista y profunda que entristece. Parece que hay personas que no tiene corazón como los soldados de Alemania. Creo que esa gente no era muy consciente de lo que hacía. Soy una persona muy empática y las personas con pijamas de rayas no han merecido que las traten así, aunque sean de otra cultura. El final del libro no es tan impactante como esperaba pero igualmente es duro.

El protagonista ve la situación inocentemente. Es optimista con sus ideas, piensa que los que hay al otro lado de la alambrada son granjeros felices con pijamas de rayas. A pesar de los ideales de su familia (más bien de su padre), a Bruno le da igual como sean las personas, él solo busca un amigo. Por otro lado, no entiendo cómo el niño no se da cuenta de la situación que ve por la ventana de su habitación, porque por muy pequeño que sea, podría intuir que algo iba mal y que esa gente no eran granjeros felices.

El libro es una idea de lo que fue el holocausto nazi en Europa. Los judíos (según el punto de vista de los ‘no judíos’) dejaron de ser humanos para simplemente limitarse a obedecer órdenes de soldados sin respeto, que buscan ser superiores al resto. A pesar de las diferencias Bruno y Shmuel se hicieron muy buenos amigos. Se podría decir que dieron la vida el uno por el otro, y también se podría decir que el padre de Bruno los mató.

He elegido este libro porque es una manera de reflexionar no sólo sobre nuestros actos, no sólo como personas, sino como humanidad en general. Los niños son soñadores que buscan la felicidad y la amistad verdadera. El orgullo nos hace clasificar a las personas en guapas, feas, flacas o gordas sin ver lo que de verdad somos nosotros, todos somos iguales.

En mi opinión es muy buen libro y lo recomiendo a las personas que les guste leer. Me ha gustado mucho.

Síguenos y comparte en redes sociales:

Facebook
Twitter
Instagram