IES Padre Poveda, Guadix (Granada) 2019

El viejo John

Autora: Sandra García Sánchez
Curso: 2º ESO B
IES Padre Poveda, Guadix (Granada)

Hola, me llamo Sandra y la verdad es que antes no lo hubiera dicho, pero me gusta leer. Cuando era pequeña no me gustaba nada, pero desde que entré a la ESO me gusta más porque mi profesor mandó un libro titulado Nunca seré tu héroe y me encantó.

Hace poco me leí un libro, este me llamó mucho la atención, se llama El viejo John y es de Peter Härtling. Me gustó desde que empecé a leérmelo y me ha transmitido emociones muy distintas, tanto felicidad, porque todos son felices durante mucho tiempo, como tristeza, cuando el viejo John muere y todos se quedan con un vacío por dentro.

El libro va sobre una familia que se muda a otra casa y los hijos, Laura y Jacob, querían que su abuelo, el viejo John, se fuera a vivir con ellos. El padre no estaba de acuerdo, pero los niños no le hicieron caso y le escribieron una carta para que viniese. El abuelo aceptó y se fue a vivir con ellos. Al llegar a casa se le veía un tipo estupendo y muy divertido, pero estaba enfermo y con el paso del tiempo se volvió muy caprichoso. Los niños pasaban muy buenos momentos con él y le querían mucho. Un día, después de tantas peleas con él, se fue un tiempo de la casa. Después de muchos meses el abuelo volvió a casa y todo bien. Durante todo el invierno se volvió más flaco y encorvado y, cuando llegó la primavera, el viejo John ya no se movía de la cama, no le quedaban ganas de vivir. La familia le ayudaba mucho y estaban el mayor tiempo posible junto a él. En las noches más calurosas acostaban a el viejo John en una tumbona en el jardín. Una noche, el viejo John estaba muy raro y se quedó dormido fuera y sin apenas respiración, el padre decidió llevarlo a su cama y a la mañana siguiente, cuando Laura se despertó, vio a sus padres abrazados en la puerta de la habitación del viejo John, ella se quedó en silencio. Al poco rato Jacob se despertó y, al pasar por el pasillo y ver lo que ocurría, salió corriendo hacia el jardín, se puso a dar vueltas y después se tumbó en el suelo, no lloró, él solo quería estar con su abuelo. Al día siguiente lo enterraron, pero Jacob lo veía al pasar por su habitación: era su imaginación, sin embargo, desde aquel momento, lo comprendió todo.

Este libro me gustó mucho, no sé cómo, pero parece que lo vives tú misma. Esta historia le puede pasar a cualquiera y me ha gustado compartirlo por este simple hecho. Se lo recomiendo a todo el mundo.

 

Nunca seré tu héroe

Autora: María del Mar Navarro García
Curso: 2º ESO B
IES Padre Poveda, Guadix (Granada)

Todos tenemos un libro que nos ha marcado, ese libro que tienes guardado en una parte especial de la habitación o, simplemente, ese libro del que hablas con emoción a tus amigos: tu libro favorito. Soy María del Mar, y yo también tengo ese libro tan especial del que siempre hablo y del que voy a hablar a continuación.

Nunca seré tu héroe, escrito por la maravillosa autora María Menéndez Ponte, escritora cuyos interesantes libros me han hecho unirme al mundo de la lectura, esa zona llena de imaginación. Este libro habla de un adolescente y sus problemas diarios: amor, peleas, estudios, amistad y todos estos temas por los que tiene que pasar un adolescente diariamente.

Me gusta porque es un tema de la vida real y que actualmente estoy experimentando. Este libro no es especial para mí porque me lo haya regalado alguien en concreto ni porque sea de mi infancia, simplemente me siento identificada con él, con su contenido.

Recuerdo aún el día que empecé a leérmelo, mis pensamientos eran negativos: ¡Qué pereza! ¡No me gusta leer! Pero solamente al leer la primera página ya me pareció interesante y no podía parar de leer, ¡me empezó a gustar la lectura! Recuerdo cada palabra con la que me sentía identificada, quería terminar una página para empezar la siguiente y ver lo que sucedía.

Acabé de leerlo, me levanté de la silla en la que estaba sentada y enseguida le pedí a mi padre que me comprara la otra parte de ese libro. Se hace muy ameno, corto, y al menos yo me iba metiendo en la historia cada vez más.

Y… sí, este es ese libro que tengo guardado en mi habitación con mucho cariño.

 

El diario de Ana Frank

Autora: María José Ruiz Segura
Curso: 2º ESO C
IES Padre Poveda, Guadix (Granada)

Hace 5 años descubrí este libro, El diario de Ana Frank. Todo comenzó un día cuando tenía 8 años, mi profesora de cuarto de primaria nos contó la historia de una niña judía de 13 años, llamada Ana Frank.

Este libro cuenta la dura historia de los judíos y los nazis, en concreto de la familia de Ana Frank. Ana era una niña risueña a la que un día regalan un diario al que pone de nombre Kitty, su fiel compañera. Tras la invasión de Holanda, los Franks, comerciantes judíos alemanes, emigraron a Ámsterdam, donde se ocultaron en una buhardilla anexa al edificio en el que trabajaba su padre, allí Ana pasa su día a día casi totalmente recluida. Ella escribe este estremecedor diario, con palabras sublimes, acerca de sus experiencias y sentimientos en aquella época.

Este diario refleja el horror y la barbarie nazi y todos los pensamientos y experiencias de Ana, aunque yo no diría solo de Ana, sino de todos y cada uno de los judíos que han pasado situaciones similares.

Este libro me ha transmitido mucho, ha sido como una montaña rusa de emociones que subía y bajaba una y otra vez, que te hacía pasar por la tristeza, el desasosiego y la rabia, y que de repente te llevaba a otro mundo totalmente diferente lleno de felicidad, amor y esperanza, y eso es algo que me gusta mucho de este libro, todo lo que te transmite y te hace reflexionar.

Para mí Ana Frank es sin duda uno de los personajes históricos que mejor han hecho comprender el significado del triste y enloquecedor recuerdo del holocausto nazi, en mi opinión una de las mayores barbaridades de este mundo, que supongo que toda la gente, recuerda con horror y crudeza.

El libro me lo leí por primera vez con 8 o 9 años, momento en que obviamente que no lo entendí demasiado, pero aun así me entristeció mucho. Años después me lo volví a leer con 12 años, donde ya comprendí las miles de injusticias diarias que hubo y sigue habiendo en este mundo.

Quizá no sepa decir exactamente la razón por la cual este es mi libro preferido, pero han sido muchas las emociones que he sentido con él y la historia que me ha marcado mucho y me ha hecho reflexionar. Pienso que este diario puede leerlo todo el mundo, dando igual cuándo y a qué edad lo lees, porque es una experiencia que te hace pensar y darte cuenta de muchas cosas.

Nunca pensé que una lectura me fuera a marcar tanto, pero lo ha hecho y sobre todo en estos momentos en los que tengo la misma edad que Ana cuando empezó a escribir su diario, y me doy cuenta al igual que ella de cómo funciona el mundo, madurando y aceptando como son las cosas en realidad sin ningún tipo de parche, ya que detrás del parche del pirata siempre hay oscuridad, y la vida hay que aceptarla tal y como es.

Cuando empecé a leer este libro, no pude parar, me fueron enganchando cada vez más todas y cada una de las palabras que escribió Ana, sentí lo que ella sentía y viajé con ella a un tiempo lejano y oscuro.

Es importante que leamos, así adquirimos vocabulario nuevo y nos hacemos más cultos, pero lo más importante para mí no es eso. Lo verdaderamente importante de un libro es que me hace vivir aventuras, vivir la historia, enseñarme lecciones de vida, viajar al pasado y al futuro y, en definitiva, aprender a mirar con otros ojos.

 

El puente roto

Autora: Rosa María Segura Cáceres
Curso: 2º ESO B
IES Padre Poveda, Guadix (Granada)

Hola, mi nombre es Rosa. Tengo una duda que ronda en mi cabeza desde hace varios años. Nosotros vivimos en la tierra, un lugar insignificante en comparación con planetas como Júpiter o Saturno. Un lugar que visto desde la inmensidad del espacio es una pequeña mota de polvo y aún así en este pequeño planeta llamado „La Tierra“, que alberga más de 7´53 miles de millones de personas, llegó a mis manos el libro que hizo que mi vida diera un giro de 180º y cambiara mi forma de pensar.

Estoy hablando del libro del famoso escritor Philip Pullman, también autor de La brújula Dorada, titulado El Puente Roto.

Este libro trata de una chica llamada Ginny, que como la mayoría de adolescentes disfruta con sus amigos y cuya única preocupación es poder dormir bien y comer. Aunque no todo para ella eran ventajas en su vida, sufría un poco de racismo por su color de piel y, en cuanto a su familia, era distinta a la de la mayoría de niños de su edad. Ginny tenía a su padre, que para ella era su ídolo y su madre había muerto, según la historia que le había contado su padre. Así que como habéis podido ver su vida era un poco dura. Aún así Ginny era feliz. A lo largo de esta historia, Ginny irá descubriendo secretos sobre su familia y ocurrirán sucesos que irán paralelos a un trágico accidente de tráfico en un puente. Esta narración da lecciones que creo que hay que tener presentes como, por ejemplo, los problemas que sigue habiendo con el racismo y la necesidad de crear sociedades más tolerantes, tolerancia que deberían de aprender los niños desde pequeños.También se lo recomiendo a los jóvenes, no solo para pasar un buen rato de lectura, sino para que valoren su vida y su día a día.

Con esto voy a terminar mi redacción, supongo que será una entre miles, espero que no sea una mota más en el espacio.Pero no quiero irme sin mencionar una frase del famoso científico Einstein, que creo que debemos de tener en cuenta: “En momentos de crisis, solo la imaginación es más importante que el conocimiento”.

 

Nunca seré tu héroe

Autor: Roberto Vera Ramos
Curso: 2º ESO C
IES Padre Poveda, Guadix (Granada)

A veces la vida de un estudiante no es tan fácil como los adultos creen. Quizá piensan que teniendo como única obligación el estudio, la vida no puede ser tan dura, tan dura como la que ellos creen tener. Subestimar a un chico por ser simplemente menor y no tener una profesión, como la del padre o la madre, es un error terrible. Si te sumerges en tus recuerdos puede que sepas de lo que te estoy hablando y dejes de pensar en lo fácil que es la vida para un adolescente.

Me llamo Roberto y sé de primera mano que la pubertad es como la cuesta arriba de enero para los padres, pero durante cuatro años y con algunos descansos de por medio. En Nunca seré tu héroe, Andrés nos va a enseñar lo difícil que es su vida siendo adolescente y que su cuesta de enero era más bien la subida del Everest, pero además cayéndole aludes encima.

Andrés es un chico en plena pubertad, con sus granos, sus “problemillas” y sus suspensos. Estos de tal magnitud que de manera alarmante amenazan con hacerle suspender el curso. Pero es que encima le ha dejado su novia, Sara, por un medio-alemán rubio que está decidido a seguir con ella y, por su parte, Andrés está decidido también a no salir de casa hasta que pase la tormenta conocida como desamor o rotura horizontal divisoria del corazón, cosa que aunque suene a tontería cuesta afrontar y cuesta percatarse de la realidad y salir del embriagador olor del famoso amor, que al fin y al cabo creo que es como San Valentín, algo un tanto inservible pero de lo que no te puedes escapar. Ahora que lo pienso no sé por qué de repente me ha venido a la cabeza la descripción de un T-Rex (exactamente lo mismo te coge y no te suelta y si te suelta es con heridas graves).

Andrés quería despejarse y Dani, su amigo más íntimo, intenta ayudarle, pero por “x” o por “y” se pelean y acaban su amistad. Justo en medio de la historia aparece Belén una niña, mayor que Andrés, a la que este intenta ayudar con un problema y de esa relación sale una amistad llena de cariño. La vida de este carismático personaje empezó a sonreírle, y es que él tenía una cualidad y de esa cualidad se empezó a abrir paso una luz, una profesión y una nueva oportunidad para abrirse camino por las espinas punzantes de la vida. No quiero contar el final, pero sí mi decidida opinión.

Quiero que cada persona piense en la “sencilla y simple” vida de un adolescente que ha sufrido de desamor, de enemistad, de engaños, de traiciones y de peleas, pero que aun así, ha sido como siempre, y lo ha soportado todo y aunque a veces no se vea la luz o aparezca nublosa cual día apagado y sin motivo de celebración, yo veo una chispa que te puede ayudar a ser persona y por la cual te puedes dejar llevar, ¿cuál creéis que es?: ¿instinto, lealtad, inteligencia, educación…? Bien, pues no es más que la que vosotros necesitéis, ¿qué creéis que os falta?

No quiero exagerar la crudeza de la vida de un estudiante, pero ¿por qué la mayoría de la gente adulta se dedica a decir cómo es nuestra vida si no la viven? ¿Por qué se juzga a los demás con tanta facilidad? Hago un llamamiento a la cordura y sin ofender os digo que os centréis en mejorar y en ser mejores personas y quizá leer la historia de Andrés en Nunca seré tu héroe os ayuda y os hace recordar y al mismo tiempo os hace sonreír.

Síguenos y comparte en redes sociales:

Facebook
Twitter
Instagram