IES Alba Longa, Armilla (Granada) 2020

La ladrona de libros

Autora: Alexandra Patricia Palei
Curso: 1º ESO A
IES Alba Longa, Armilla (Granada)

El comienzo de este gran descubrimiento, fue al ver la película. Que hizo emocionarme y despertar en mí unas ganas insaciables de leer “La ladrona de libros”

Al principio, cuando obtuve el libro, no sabía las veces que, me emocionaría (o incluso lagrimearía), sonreiría y reiría sola cuando me metiera en la historia, frustrándome a veces, siempre formando parte de ella. Pero, ya conocía la trama, y creía que estaba preparada para leerla. Me equivoqué. Los detalles y la expresividad no son comparables.

Este libro lo puedo dividir en dos partes muy importantes y esenciales:

Lo primero: La Muerte.

Esta historia, absolutamente no estaría viva y no tendría el mismo sentido sin la Muerte como narradora. Nos cuenta, como desde su punto de vista ve a los humanos y recuerda el momento en el que se lleva su alma. Al final sin sentirlo nos pone a prueba y nos hace ver que ella misma, es una amiga que nos lleva a la siguiente vida. Tal y como ha querido relatarla el autor, esta es curiosa por las personas y su comportamiento. Es una sensación de incomodidad, pensar que por encima de nosotros puede haber una figura encapuchada contando nuestra propia historia. Sabiendo que la decisión de nuestra vida depende de ella. Como cuenta el libro, La Muerte, quiere llevarse el alma de Liesel, pero algo le impide cogerlo, su curiosidad hacia la fuerza interior de ella. Al final, solo somos una caja de sorpresas.

Lo segundo: La historia.

El lugar donde se desarrolla, sus personajes, la forma en la que actúan…te harán pensar, ¿CÓMO NO EMOCIONARSE? En mi caso, este libro fue con el que más lloré, me sinceré, me identifiqué, me hizo pensar y darme cuenta de la suerte que tengo. Básicamente imaginar que todo eso se pudiera romper en mil pedazos como pasa con Liesel, sería horrible.

Nuestra protagonista, perdió a su hermano de camino a una casa de acogida, donde tuvo que separarse de su madre biológica y empezar de nuevo su vida, en una nueva ciudad y con otros padres. Su suerte poco a poco mejora: se siente bien en su nuevo hogar, ha hecho amigos y ha encontrado una forma de desahogarse: leyendo. Su pasión por la lectura se convierte en un consuelo en tiempos de guerra.

Todo esto termina cuando una noche se queda dormida en su desván escribiendo en su diario. Al despertar se encuentra sumergida en un mar de caos, polvo y escombros. El dolor se apodera de ella, al ver morir a su familia, así como a Rudy, el chico del pelo color limón, el que siempre será su amigo.

El final fue lo más crudo de leer. Me acuerdo que, mientras avanzaba más pañuelos necesitaba. Este final me hizo reflexionar, bastante:

La vida, como la conocemos no sería así, sino hubiera habido personas las cuales hubieran llorado y sufrido antes.

Síguenos y comparte en redes sociales:

Facebook
Twitter
Instagram