IES Antonio Gala, Alhaurín el Grande (Málaga) 2020

Cómo entrenar a tus padres

Autora: Carolina Rodríguez González
Curso: 2º ESO A
Centro: IES Antonio Gala, Alhaurín el Grande (Málaga)

Mi libro favorito se llama Cómo entrenar a tus padres y trata de la historia de un niño, Louis, de 12 años que tenía el futuro muy claro: quería ser humorista y haría lo que fuera para conseguirlo. Pero ahora se había mudado y sus padres empezaban a ser superprotectores debido a que los niños de los vecinos tenían muy buenas notas. Por esto, su madre le revisa la mochila cuando vuelve del cole, se quedan mirándole cuando hace los deberes, etc.

Sus padres le habían apuntado a un club de teatro donde conoció a una chica llamada Mandy. A partir de entonces ella empezó a ser su agente y le enseñó cómo educar a sus padres.

Louis les dijo a sus padres que se quería apuntar a un concurso de talentos. Ellos le dijeron que no fuera por sus malas notas en clase, pero él fue de todas formas. Allí conoció a Serena, una niña que también estaba apuntada al concurso. Louis pasó esa prueba, entonces tendría que volver otro día para seguir con las audiciones.

Ya en casa, los padres de Mandy llamaron a Louis porque Mandy no salía de su habitación. Louis fue a ayudar a Mandy y se dio cuenta que había “entrenado” demasiado a sus padres. Después de hablar con Mandy, Louis les dijo a los padres de ella que le tenían que decir que la querían más a menudo, porque ella sentía que sus padres no se preocupaban por ella.

A continuación, os cuento como encontré este libro (o cómo el libro me encontró a mí):

Aquel día, 23 de diciembre, no tenía aún mi regalo de Navidad. Llevaba semanas pensando en uno, pero no se me ocurría ninguno. Decidí dejarlo en manos de mi madre. Ella sí sabe hacer regalos. Entonces, buscando en internet, lo encontró. La verdad es que el libro no me llamaba mucho la atención, pero ya que mi madre se pasó la tarde entera buscando un regalo, le dije que me lo comprara.

Llegó el 25 por la mañana, y allí estaba, debajo del árbol. Cuando abrí mi regalo, aquel libro que no me llamaba la atención. Ya que lo tenía, decidí leérmelo, pero con poco entusiasmo. Fue empezar el libro y no parar de leer. Desde ese día leo todas las noches y mi madre siempre me dice que termine porque ya es tarde, pero yo le contesto siempre lo mismo: déjame un rato más.

El libro es fantástico, es mi favorito, por la forma de expresarse de su autor (Pete Johnson): como un diario que hace que te dé la sensación de que está siendo sincero contigo, ya que, ¿por qué mentirle a tu diario? Otra de las cosas por la que me gusta el libro es porque el protagonista nunca se rinde, y siempre sigue su sueño.

Así que ya sabes que tienes que perseguir tus sueños, aunque haya obstáculos por el camino y, como ya dice el final del libro, sigue sonriendo.

Sin título

Autor: Miguel Ángel Moreno Aragón
Curso: 2º ESO A
Centro: IES Antonio Gala, Alhaurín el Grande (Málaga)

No tengo un libro favorito, pero sí un libro que marcó mi vida por completo. Todo empezó, cuando el veinte de agosto de 2018 me regalaron un libro que trataba de un niño que era mago.

Nunca me han gustado esa clase de libros, porque estaba totalmente concienciado de que la magia no existía. Sin embargo, empecé a leerlo, y para mi sorpresa, me gustó. Al día siguiente, seguía leyéndolo sin parar como si un pirómano quemara la misma hoja una y otra vez.

En ese momento, escuché una ambulancia cerca. No le di mayor importancia, ya que leía una escena en la que el protagonista intentaba matar a su enemigo. De pronto, el personaje muere en la pelea.

Me considero una persona muy sensible, hubiera estado horas llorando por ese acontecimiento. Pero hubo otro, que me desorientó en menos de un segundo.

Una camilla en la que no había nadie, iba disparada para la casa de mis abuelos… Me percaté del sonido en segundo plano que llevaba media hora sonando, el de la ambulancia.

En menos de tres minutos, había un cuerpo del que solo se podía apreciar la cabeza entrando a la velocidad de una bala en aquella pequeña y cochambrosa ambulancia. En ese momento, mi cuerpo no reaccionó. Me quedé totalmente penetrado en el sitio cuando vi que ese cuerpo era de mi abuelo.

Toda mi familia se encontraba tras el vehículo sanitario, nerviosos, esperando alguna noticia, había dos opciones: la vida o, la más dura, la muerte. Me quedé mirando por la ventana, estupefacto, sin saber qué hacer.

Seguidamente, vi a una mariposa salir de la misma ambulancia junto a un enfermero alto, de cabello rubio con cara de disculpas. Le dijo algo a mi familia, e instantáneamente una brisa llena de tristeza invadió sus cuerpos. Era la anunciación de la muerte.

Salí corriendo a ver qué pasaba, nervioso, sin saber que era todo aquello. Y sí, yacía un cuerpo inerte junto a mí. No me dio tiempo cogerle de la mano y decirle un último adiós. Fue el día más doloroso de mi vida, dos abuelos en el cielo, una familia llorando y lágrimas por los rostros de todos los que nos encontrábamos allí presentes.

En ese momento, recordé que no tenía abuelos con tan solo 6 años y cómo en un momento se puede ir la vida y llegar la muerte de dos personas seguidas. Me encantaría que hoy estuvieran aquí, conmigo y darles ese abrazo del que tengo tantas ganas y darle un adiós como se merecen.

Me enseñaron mucho y son los héroes de mi vida entera.

Muchas veces, paso noches en mi cuarto antes de dormir pensando y, ¿por qué no los aproveché más?, ¿por qué dejaba de pensar en mis cosas de niño pequeño y les daba besos, abrazos que tanto ahora me hacen falta?, ¿por qué el destino solo me dio seis años para quererlos?

Hay tantos porqués que quiero que ellos me respondan ahora y no pueden, porque no están conmigo… De vuestro nieto que os quiso, os quiere y os querrá. Feliz cumpleaños, abuelos.

Un viernes embrujado

Autora: Náyade Lares Zea
Curso: 2º ESO A
Centro: IES Antonio Gala, Alhaurín el Grande (Málaga)

Antes de leerme este libro, no sabía lo duro que es el trabajo de ser padres y de los sacrificios que hacen a menudo por nosotros los hijos, para que no nos falte de nada, incluso de lo que no es necesario. Porque podríamos vivir sin caprichos que solo condicionan a la familia, pero nos los consienten porque nos quieren y quieren vernos felices cumpliendo nuestros sueños.

En el libro se da una situación ficticia en la que Annabel, la protagonista, una adolescente de trece años, rebelde, desordenada y vaga en los estudios, que vive con sus padres y su hermano de seis años, se despierta una mañana en el cuerpo de su madre, con quien constantemente se pelea. Desde que se despierta hasta el atardecer, Annabel tiene que desempeñar las tareas que habitualmente hace su madre, como el desayuno, lavar, cocinar, la compra… y se da cuenta de que la vida de un adulto no es fácil ni divertida como ella imagina que es: maquillándose, vistiéndose con ropa elegante, saliendo a cenar y al cine… sino que descubre numerosas responsabilidades que no se deben olvidar, como dejar a su hermano en la parada del autobús a la salida del colegio o acudir a la tutoría con sus profesores en la que tiene que escuchar lo mala estudiante que es.

Esta experiencia de intercambio de cuerpos, le sirve a la protagonista no solo para conocer más a su madre, en quien descubre a una persona humana con problemas y secretos distinta de la que imagina, sino que la une a su familia, concretamente a su hermano, otro desconocido que la admira y que ella detesta. Le abre los ojos a la realidad de cada uno, de las conversaciones que los padres evitan delante de los hijos para que sean felices y, sobre todo, de lo mucho que los quieren.

Al leer este libro, he comprobado que las conductas de los personajes y la conducta de la sociedad actual es casi idéntica, ya que la autora, Mary Rodgers, lo escribió en 1972, hace casi cincuenta años, pero la protagonista podría ser cualquier adolescente de hoy. Incluso me he visto reflejada, en algunos momentos de la lectura cuando Annabel se pelea con su madre por tonterías sin importancia, como yo a veces o cuando quiero algún capricho, lo pido y me lo dan, sin pensar lo necesario que es. Describe muy bien el comportamiento de los adolescentes, luchamos por lo que nos gusta (como Annabel con el medio ambiente) y queremos que nos escuchen porque así nos sentimos valorados aunque también debemos saber escuchar y valorar a los demás. Los padres de la protagonista son parecidos a mis padres y, aunque también es cierto que la sociedad ha cambiado y los modelos de familia son diversos (padre y madre, padre, madre, dos madres, dos padres…), los comportamientos de los padres con los hijos y los de los hijos con los padres, han cambiado poco, porque el amor en la familia no tiene una época determinada ya que los padres siempre van a querer y cuidar de los hijos y los hijos siempre van a querer crecer en libertad queriendo a sus padres.

Buscando a Papá Noel

Autora: Sofía Nicole Gallo Torres
Curso: 2º ESO A
Centro: IES Antonio Gala, Alhaurín el Grande (Málaga)

El libro que escogí para este relato se llama Buscando a Papá Noel, y su autor es Richard Paul Evans.

Su personaje principal es Mark Smart, y acaba de sufrir la pérdida de su madre en un accidente. También, lo acompañará Macy, una chica joven que no recuerda mucho de sus verdaderos padres y de su hermana menor. Ambos vivirán una emotiva aventura donde buscarán a la hermana menor de la joven chica, con la única pista de un adorno navideño con la palabra Noel escrita en este.

Mi experiencia literaria con este libro fue y es especial, gracias a que el autor relataba muy bien los detalles de ambos personajes, y de los escenarios de la historia, tanto es así que, lograba describir una puerta hasta con los más mínimos detalles. Por esto, era muy fácil adentrarse en la historia, casi como si fuera yo el personaje que la vivía. Por esto la lectura se hace tan amena, y de verdad se disfrutaba.

Este libro llegó a mis manos siendo un regalo de Niño Jesús, que es como llamamos la noche de Navidad en el país donde viví mi infancia. Este regalo fue de parte de mis padres, los que me cuentan que pensaban que era un libro infantil sobre la Navidad, pero terminó como una conmovedora historia sobre esta festividad. De allí es de donde saco mis gustos literarios no tan comunes. Y además, con esto surgió la idea de cada noche leer en la cama, así se convirtieron en momentos muy bonitos que permanecerán en mi memoria. Una razón más por la cual es mi favorito entre tantos, es que, es el único libro que me ha hecho llorar de verdad, por su narrativa tan cercana al lector, que sigo insistiendo, era muy detallada. Y esto es porque, Mark no solo perdió a su madre, sino que también perdió a la que fue una muy buena amiga, Macy debido a un cáncer que mantuvo en secreto.

Después de terminar la lectura, mi padre y yo quedamos tan conmovidos que decidimos buscar por internet la ciudad y el bar donde se basaba la historia, y descubrimos que, ambos existen en la realidad y para el momento aún seguía abierto el bar, y hasta pudimos ver imágenes de este.

Y sin pensármelo dos veces, sería un libro que me leería una segunda, y hasta una tercera vez. Espero que muchos otros lectores también lo disfruten.

Síguenos y comparte en redes sociales:

Facebook
Twitter
Instagram