IES Concha Méndez Cuesta, Torremolinos (Málaga) 2020

Cuentos de buenas noches para niñas rebeldes

Autora: Aitana Abón Díaz
Centro: IES Concha Méndez Cuesta, Torremolinos (Málaga)

Sus autoras son Elena Favilli y Francesca Cavalo y son dos libros. En cada uno de ellos hay 100 páginas, cada página te habla de una mujer y con un retrato de ella. El libro te explica acontecimientos importantes que han hecho las mujeres a lo largo de la historia y muestra lo poderosas que son las mujeres y a lo que pueden llegar a ser con mucho esfuerzo y constancia ya que al ser mujer hay más discriminación y no pueden hacer tantas cosas como los hombres.

El libro ha sido tan popular que se ha traducido a 30 idiomas diferentes. Tiene ese título ya que en esas épocas al haber hecho algo que no estaba permitido porque era de ‘niños’, y las niñas solo podía limpiar, ser amas de casa…se convertían en ‘rebeldes’ ya que estaban incumpliendo las reglas de aquella época.

Yo opino que, aunque no sea un libro corriente te enseña datos muy curiosos sobre la historia de las mujeres y la evolución. Si no fuera por todas estas mujeres que han luchado por lo que quieren hacer todavía no tendríamos derechos y no podríamos hacer muchas de las cosas que hacemos día a día y que ahora están normalizadas. Aunque haya minimizado la falta de derechos, sigue habiendo diferencias.

Te enseña mujeres muy importantes como Ada Lovelace (matemática), Coco Chanel (diseñadora de moda), Fadumo Bayib (política).

Estas mujeres rompieron las reglas para hacer lo que querían y gracias a ellas hoy en día es normal ver mujeres empleando estos oficios.

El libro te transporta a un mundo en el que tu puedes conseguir lo que quieras sin que importe el género.

Si miras atrás hace menos de un siglo las mujeres no podían correr una maratón, sin embargo, Kathrine Switzer fue la primera mujer en correr una maratón (en la que solo podían participar hombres) se tuvo que inscribir con nombre de hombre y cuando se dieron cuenta de que era una mujer querían sacarla de la maratón. Gracias a ella aparte de otras muchas mujeres hoy en día en las maratones pueden participar ambos géneros.

He hablado de las maratones, pero igual que eso muchas mas cosas que antes eran imperdonables e incluso podían ir a la cárcel.

Una de las que cuenta el libro que me ha sorprendido es Harriet Tumban (defensora de la libertad) era una niña que cuando tenia 12 años vio a un hombre de color corriendo y detrás a un blanco gritando que lo cogieran que era su esclavo, ella no hizo nada porque ella también lo era y el dueño le lanzó algo para detener al esclavo y le cayó a ella por accidente y gracias a su pelo no se murió. Cuando se recuperó su dueño la vendió y logró cruzar la frontera convirtiéndose en una persona libre y a veces volvía allí para liberar a esclavos. Logro liberar a cientos de esclavos y nunca la detuvieron. La conclusión que saco de eso es que las mujeres podemos lograr cosas extraordinarias igual o más que los hombres.

Se lo recomiendo a la gente que le guste aprender cosas nuevas, historia y datos curiosos y tanto como niños hasta adultos porque da igual la edad que tengas para aprender cosas nuevas y ver la evolución de la mujer a lo largo del tiempo, les va a encantar y aprenderán muchas cosas.

Alicia en el país de las maravillas

Autora: Laura Gutiérrez González
Curso: 1º ESO A
Centro: IES Concha Méndez Cuesta, Torremolinos (Málaga)

Alicia en el país de las maravillas de Lewis Carroll, trata de una niña que se aventura a un país de maravillas y a todo lo que se encuentra allí.

Alicia era una niña rubia muy observadora, curiosa, etc. Un día ella y su hermana fueron al campo a leer. Alicia miraba el libro de su hermana y no entendía como podía ser que un libro no tuviera dibujos.

Observó que había un pequeño conejo blanco. Cuando el conejo empezó a hablar, a Alicia le pareció muy extraño. Entonces decidió seguir al conejo, vio que se metía en una madriguera así que decidió meterse con él.

Estuvo un rato largo cayendo, así que ella pensaba que la caída iba a ser muy dolorosa, hasta que llegó al final. Había una bebida que ponía “bébeme”, Alicia dudó si beber, aunque al final sí que bebió. Después de bebérselo empezó a encogerse, cuando paró vio que cabía por una puerta, pero esa puerta estaba cerrada con llave. Vio que la llave estaba encima de la mesa, intentó escalar hasta allí, pero no llegó a cogerla. Y de repente apareció un pastel que decía “cómeme”, así que se lo comió y volvió a ser grande. Cogió la llave, y se dio cuenta de que no iba a volver a ser pequeña, entonces se puso a llorar. Tanto lloró que llenó la sala de agua. Entonces se hizo pequeña, la puerta se abrió y pasó, Alicia se desmayó y cuando despertó se vio rodeada de pájaros.

El líder de los pájaros era un loro y ayudó a Alicia a salir de ese sitio.

Después de salir, Alicia se encontró con una oruga. Tardaron un rato en hablarse porque la oruga estaba fumando con una pipa.

De repente Alicia vio otra vez al conejo blanco y se fue corriendo hacia él. Cuando se dio cuenta, estaba perdida, así que decidió averiguar dónde estaba. De repente vino un hombre muy raro vestido con un gran sombrero de copa, con pelo de color naranja y una chaqueta de colores y empezaron a hablar.

El hombre era el sombrerero loco y le preguntó si quería venir a una fiesta de no cumpleaños.

Alicia le responde diciendo que ¿qué es una fiesta de no cumpleaños?

El sombrerero le explica que es una fiesta en la que celebran su no cumpleaños, pero que también toman el té, charlan, etc

A Alicia le pareció muy raro, así que le dijo que no y se fue a buscar al conejo.

Encontró al conejo, estaba en un campo donde se jugaba al críquet y seguía corriendo. Alicia se metió en el campo para seguirlo.

Después de un largo rato, llamaron a todo el mundo para ir a una sala. Alicia decidió ir. Cuando llegó, vio al conejo, a la reina de corazones, al rey y a todos los aldeanos.

Le pareció extraño pero se quedó callada y se sentó.

Dijeron que iban a hacer un juicio en contra de un hombre. Estuvieron un rato debatiendo qué le iban a hacer, hasta que saltó la reina de corazones y gritó: «QUE LE CORTEN LA CABEZA».

Todos en la sala pegaron un bote, a nadie le gustaba que le cortaran la cabeza, pero solamente Alicia dijo unas palabras: «No se la podéis cortar.»

La reina y el rey se quedaron asombrados, y se preguntaron ¿quién es esa niña y por qué interrumpe este juicio?

Los reyes decidieron que le iban a cortar a ella la cabeza en vez de al hombre, pero Alicia se negó y se escapó. La reina furiosa decidió que todo el que viera a Alicia se lo dijera de inmediato.

La niña se escondió en los jardines de palacio, estuvo un rato oculta sin que nadie la viera, hasta que un aldeano despistado se metió y la reconoció.

Alicia le suplicó que no dijera a nadie que la había visto, el aldeano asustado se fue sin decir ni mu y Alicia, preocupada por si lo iba a contar, lo siguió.

Vio que iba hacia el castillo, Alicia estaba tan preocupada que le llamó y le dijo: «Por favor, no se lo digas a la reina que si no me cortará la cabeza».

El aldeano fue corriendo a decírselo a la reina. Ésta ordenó a la guardia que la buscase. Uno de los guardias la encontró y se la llevo a la reina.

Cuando llegó Alicia, la reina se echo a reír.

Le iban a cortar la cabeza cuando Alicia se despertó junto a su hermana. Le iba a contar toda la aventura que ella vivió en el país de las maravillas.

La hermana le dijo: «Vamos”, que era muy tarde y que su madre las esperaba.

La puerta de los tres cerrojos

Autor: Sergio Pérez González
Centro: IES Concha Méndez Cuesta, Torremolinos (Málaga)

La puerta de los tres cerrojos es un libro que me gustó mucho, empecé a leerlo como parte de los ejercicios de tránsito del instituto, y la verdad es que me resultó muy interesante. Forma parte de una saga de tres libros: La puerta de los tres cerrojos, La senda de las cuatro fuerzas y Los cinco reinos eternos. Esta saga ha sido creada por Sonia Fernández-Vidal, científica, divulgadora de prestigio.

El protagonista de esta historia es Nico, un chico normal de doce años, introvertido que por azares del destino es llevado al “Mundo Cuántico” por una puerta con tres cerrojos, un lugar insólito, completamente diferente a nuestro mundo donde, por ejemplo, las motos vuelan, se pueden modificar las partículas y sus habitantes son muy singulares.

En este lugar, conoce a Eldwen, un elfo y a Quiona, una hada del mundo cuántico y se hacen grandes amigos los tres.

El CIC (Centro de Inteligencia Cuántica) quiere echar a nuestro protagonista porque cree que es una amenaza para su mundo, así que hacen un juicio para devolver a Nico a su mundo original; el juicio es dejado a medio terminar ya que se produjo un fenómeno muy extraño, denominado “Superposición”, y lo liberan.

Esta organización empieza a ser violenta por la designación de un nuevo jefe. El nuevo jefe quiere asesinar a Nico; finalmente, no acaba con su vida porque se da cuenta de que es un humano especial, no peligroso, así que le proporciona la capacidad de abandonar y regresar a su antojo este mundo mágico.

Recomiendo este libro sin duda, porque explica una cantidad inmensa de conceptos científicos, por ejemplo: una teoría de Albert Einstein, que trata de dos hermanos gemelos jóvenes, donde uno es llevado a la velocidad de la luz y el otro no, el primero después de muchísimos años sigue siendo joven y el segundo es un anciano; esto demuestra que al desplazarse a la velocidad de la luz el tiempo transcurre de una manera más lenta, a diferencia del que se desplaza a una velocidad inferior, la normal.

Como agua para chocolate

Autora: Teresa Mané Refqi
Centro: IES Concha Méndez Cuesta, Torremolinos (Málaga)

Su autora, Laura Esquivel nace en la cuidad de México el 30 de septiembre de 1950. En 1985 incursiona en el medio cinematográfico con el guion de la película Chido Guan, el tacos de oro con el cual obtiene la nominación de la academia de las ciencias y las artes cinematográficas para el Ariel. Como agua para chocolate es su primera novela. Nació en Cuauhtémoc, Distrito Federal, México. Fue la tercera de cuatro hijos del telegrafista Julio César Esquivel, y Josefa Valdés. ​ Realizó estudios de Teatro y Creación Dramática por el Centro de Arte Dramático A.C. (CADAC) en la especialidad en Teatro Infantil. Es licenciada en Educación Preescolar (1966-1968), instructora del Taller de teatro y literatura infantil (1977), instructora del Taller de asesora de guiones Tlaxcala y Oaxaca (1998 – 2002) e Instructora del Taller Laboratorio de escritura en Oaxaca, Michoacán y España (1999) Entre 1970 y 1980 escribió programas infantiles para la televisión mexicana, y en 1983, fundó el Centro de Invención Permanente, integrado por talleres artísticos para niños, y asumió su dirección técnica. Su trabajo en televisión le dio estímulo para dedicarse a la escritura de guiones para cine. Fue cuando decidió escribir Como agua para chocolate, ​ de gran éxito comercial. En sus novelas, emplea el realismo mágico, característico de su primera novela Como agua para chocolate (1989). En ella, proclama la importancia de la cocina como la pieza más importante del hogar, y promueve cambios personales y familiares como forma de revolución interior. La novela ha sido traducida a más de 30 idiomas. Como agua para chocolate fue llevada al cine por su entonces esposo Alfonso Arau en 1992 y galardonada con 10 premios Ariel de la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas. Tanto la película como el libro tuvieron mucho éxito en diversos países. En mayo de 2016 publicó El diario de Tita, la continuación de Como agua para chocolate. Su última obra es la novela Mi negro pasado, publicada en noviembre de 2017, con cuál finalizó la trilogía Como agua para chocolate . 

Como agua para chocolate es una novela narrada por la nieta de Tita, una joven que protagonizará la historia. Se trata de una chica que desde su nacimiento está ligada a la cocina: el parto de su madre se produjo en una cocina. Su padre murió al poco de haber nacido ella, variando para siempre su vida y las costumbres de la familia.

Al cumplir 15 años Tita se enamoró perdidamente de otro joven llamado Pedro Muzquiz, en una reunión familiar. Ambos se gustan y este no duda en pedirle matrimonio a Tita, que debe pedir permiso a su madre para aceptar tal propuesta. Sin embargo, y muy a su pesar, su madre le dice que no puede casarse con él, puesto que al ser la menor de sus hermanas su destino está ligado a su madre: debe cuidarla hasta que muera sin poder casarse con nadie hasta entonces.

Para solucionar el conflicto, se decide que una de las hermanas mayores de Tita, Rosaura, sea quien se case con Pedro en su lugar. Extrañamente, él acepta la oferta, con todo el dolor que eso produce en Tita. Este termina por confesarle que en realidad sigue enamorado de ella y no de su hermana, pero no se le ocurría otra manera de poder estar cerca de ella.

Por mucho que le duela, Tita y su hermana Nacha deben ocuparse del banquete de la boda entre Pedro y Rosaura, algo que no siente muy bien a Tita, que termina derramando unas lágrimas en la tarta. Antes de llevar la tarta, Nacha la prueba, y termina encontrándose muy mal. Al llevar el pastel a la boda y al probarlo todo el mundo, a todos les invade un extraño sentimiento de nostalgia y tristeza, y todos terminan vomitando. Cuando acude de nuevo al lugar donde estaba su hermana Nacha encuentra que está muerta, abrazando la foto de su antiguo novio. Su madre se enfada y echa la culpa a Tita de la muerte de su hermana y de arruinar la boda al completo, propinándole una paliza que la deja fuera de juego durante varios días.

Pedro y Rosaura terminaron teniendo un hijo, que Tita finalmente se encargó de cuidar al haber fallecido la niñera de estos. Después de un tiempo, por desgracia, el niño termina falleciendo. Posteriormente, Pedro y Tita consiguen desarrollar su relación a escondidas, puesto que su amor sigue siendo muy poderoso y real a pesar del paso de los años.

Después de que Tita encuentre otro hombre con el que casarse continúa viéndose con Pedro con el paso de los años, pero 22 años después consiguen realizar lo que durante tanto tiempo quieren hacer: estar juntos sin importar lo que piensen los demás. Sin embargo, quizás por la emoción de lo acontecido, Pedro fallece de un infarto. Tita decide entonces suicidarse, llenando la casa de velas y tomando una ingente cantidad de pastillas. La casa termina también incendiándose por culpa de las velas y en ella solo queda un libro que se rescata y que narra toda esta historia: Como agua para chocolate.

A pesar del dramatismo de los hechos, la novela está considerada como una de las grandes historias del siglo XX, siendo un libro fundamental en la literatura mexicana y uno de las grandes obras de la literatura en castellano. La presencia de la cocina y de las múltiples recetas también son comunes, y recomiendo su lectura si queréis descubrir una historia triste, dramática pero que se combina perfectamente con este amor por la cocina y por las costumbres típicas de las familias de la época.

Síguenos y comparte en redes sociales:

Facebook
Twitter
Instagram